Chica de Colorado de 19 años irá 4 años a prisión por querer unirse a ISIS

Denver, Colorado (CNN)– Un juez federal condenó a cuatro años de cárcel a una chica de Colorado, de 19 años, después de que admitiera su deseo de convertirse en una novia ISIS y participar en su yihad en Oriente Medio.

Shannon Maureen Conley es una de las primeras americanas condenados por conspiración para apoyar ISIS y recibió una sentencia que también fue recomendada por los fiscales que tratan de enviar un mensaje de disuasión.

Aunque el juez señaló en un principio que Conley necesita atención psiquiátrica, se puso de parte de los fiscales al final del juicio.

"¿Qué detendrá a otros que estén en su situación en un futuro?" planteó el juez Raymond P. Moore en la sentencia.

Antes de la sentencia, Conley lloró al leer un comunicado en el que decía: "Fue después de la detención cuando me enteré de la verdad sobre el ISIS", aseguró.

Ella habló de su continuo viaje al Islam.

"Desde mi encarcelamiento he tenido la oportunidad de leer el Corán entero," dijo ella. Concluyó que "los académicos" que habían estado siguiendo en su línea de investigación sobre el Islam habían distorsionado el libro sagrado musulmán, dijo.

"A pesar de que estaba comprometida con la idea de la yihad, yo no quería hacer daño a nadie. Se trataba de la defensa de los musulmanes", dijo.

Calificó su situación de experiencia "que altera la vida", y dijo que ahora quiere ser un "catalizador del bien" de cara al futuro.

"Me siento profundamente honrada por esta oportunidad para crecer", dijo.

"Yo no creo que sea una amenaza para la sociedad y les pido que me permitan demostrarlo", declaró ante el juez.

La madre de Conley saludó con la mano, con lágrimas en sus ojos mientras Conley fue llevado fuera de la sala del tribunal. Más tarde sus padres dieron a conocer un comunicado en línea criticando el sistema legal de Estados Unidos y que use a su hija de manera ejemplarizante para disuadir a otros en su camino al extremismo. Si "el gobierno está dispuesto a sacrificar el futuro de un ciudadano estadounidense de 19 años, para remachar el clavo ... entonces sentimos que los terroristas han ganado esta batalla en particular en la guerra contra el terrorismo".

Fuera de la corte después del procedimiento, el abogado de Conley, Defensor Federal Auxiliar Robert Pepin, dijo a los periodistas que estaba decepcionado con la sentencia y señaló que el acuerdo de culpabilidad impone limitaciones sobre cualquier apelación, que la defensa está considerando.

"Creo que el juez le dio una sentencia que pensaba era apropiado. Eso es todo lo que realmente tengo que decir sobre la sentencia", dijo Pepin.

Señaló que quería que los estadounidenses supieran que su cliente es una persona maravillosa. "Su futuro será brillante. Ella va a superarlo", dijo.

Con el acuerdo de culpabilidad, Conley afronta "hasta cinco años en prisión federal y una multa de hasta 250.000 dólares por conspiración para proveer apoyo material a una organización terrorista extranjera", dijeron los fiscales federales.

Ella recibió crédito por cooperar con las autoridades federales, de acuerdo con el fiscal y el juez.

Su pena de prisión será seguida de tres años de libertad vigilada y 100 horas de servicio a la comunidad, en la que tiene que interactuar con la "gente común", dijo Moore.

También le prohíbe poseer cualquier tipo de materiales explosivos.

"Yo no quiero correr riesgos", dijo Moore.

La súplica de Conley se hizo el año pasado a cambio de un cargo menor con una pena más leve.

Durante la audiencia de sentencia del viernes, el Fiscal Federal Greg Holloway dijo que Conley ha sido cooperativa y voluntariamente proporcionado información a los investigadores. Sostuvo que una condena de cuatro años enviaría un mensaje de que el gobierno de Estados Unidos utiliza la moderación, pero las consecuencias son graves en casos de terrorismo.

Moore interrumpió el fiscal diciendo, "Esta mujer necesita ayuda psiquiátrica. No estoy diciendo que sus decisiones fueran producto de la enfermedad mental... Pero ella es un desastre", dijo Moore. El juez hace referencia informe psiquiátrico de Conley que decía "ella no es una terrorista".

El juez también aludió a una serie de eventos desde 2011 hasta su arresto en 2014.

Conley casi aceptó casarse con tres personas diferentes en cuestión de meses, según Moore.

El fiscal dijo que Conley fue "patológicamente ingenua" y añadió:"No tiene antecedentes penales y es muy joven, y los adolescentes toman decisiones muy tontas...".

Conley parecía relajada en la corte. Sonrió al hablar con los abogados antes de la audiencia. Llevaba un uniforme de la cárcel azul y blanca, un pañuelo en la cabeza y gafas.

Pepin dijo que mientras Conley ha estado en la cárcel, ha estado estudiando macroeconomía y español, escribiendo cartas a su madre, hermanas, amigos, incluso "Alá", hablando de la religión y su deseo de "entender".

Su abogado dijo que ella ha pasado por una transformación completa en los últimos nueve meses. Pepin argumentó que "las cosas que ella creía en el momento de su detención ya no las cree".

Señaló que Conley, una conversa al Islam, cambió su nombre a uno musulmán adoptando el de Halima a Amatullah, porque ella es una persona diferente ahora. Amatullah significa "siervo de Alá". Pero Moore rotundamente respondió: "Ella tenía otro nombre antes de Halima".

El juez dijo que una creencia no justifica sus acciones, incluso si fue engañada por los extremistas malintencionadas ya que ella llegó a afirmar que la religión justifica la yihad violenta

El juez habló de cómo ella se presentó a una reunión con el FBI llevando una camiseta que decía: "Francotirador no corras, vas a morir en el intento".

El juez también mencionó cómo los investigadores trataron de detener a Conley con múltiples advertencias de que si seguía con sus planes sería detenida.

Ella respondió: "Yo prefiero ir a la cárcel que no hacer nada", según Moore.

El juez también expresó alarma sobre otras preocupaciones de Conley. "¿Qué vamos a hacer con respecto a esta obsesión con los militares?" Dijo Moore.

Él dijo que Conley planeaba ser un agente de policía y unirse al ejército y luego se fue a entrenar con los Exploradores del Ejército de Estados Unidos para aprender habilidades militares.

¿Qué pasa si una de las razones por las que ella quería ir a Siria para casarse con un luchador ISIS no era sólo por su creencia en la yihad, sino "porque era atractivo para ella porque era un soldado?" preguntó el juez.

Una imam femenina fue la mentora de Conley en la cárcel e informó que Conley quería hablar de la yihad violenta.

El juez dijo que es sorprendente que Conley de repente está desautorizando la yihad y que ella ha dado un giro de 180 grados en un período muy corto.

El juez también trajo una carta de Conley escribió a un amigo que parecía burlarse de la preocupación del pueblo estadounidense sobre el terrorismo.

Moore también hace referencia a los comentarios que Conley hizo a CNN cuando la visitó un día antes de la sentencia del viernes.

Conley contó a CNN que tenía un nuevo nombre musulmán, un nuevo peinado para la fecha de la sentencia, y cómo le dijo "Soy vulnerable en este momento, y sería estúpido de mi parte hablar con usted cuando soy vulnerable."

Pipen dijo que estaba furioso por la visita a la cárcel y dijo que pensaba que era astuto.

El juez también citó el militante de ISIS con quien la joven se iba a casar, Yousr Mouelhi, un tunecino de 32 años de edad,

"¿Por qué pensó que Mouelhi era un buen hombre? preguntó el juez. Indicó que Conley todavía llama a su pretendiente "un buen hombre".

Detenido en el túnel de embarque
Conley atrajo la atención nacional el año pasado después que las autoridades la detuvieron en el Aeropuerto Internacional de Denver. Los investigadores dijeron que ella les dijo que iba a Turquía a encontrarse con un luchador de ISIS en Siria, un hombre que conoció en Internet y con el que planeaba casarse.

De acuerdo con documentos de la corte, tenía la intención de convertirse en una enfermera en un campamento de ISIS. Ella es una asistente de enfermera certificada Colorado.

Sus padres, Ana María y John Conley, eran conscientes de la conversión de su hija al Islam, pero no sabía nada de su interés por la yihad.

John Conley según informes encontró a su hija hablando con su pretendiente de ISIS en Skype. La pareja pidió la bendición del padre, pero él no se la dio.

El 1 de abril, el padre llamó al FBI para informar de que había encontrado un billete para un vuelo el 08 de abril a Turquía en su escritorio.