En la última conversación con su familia, Eduardo Chenandoa Ramírez dijo que buscaría boletos para su regreso a México (Itzel Ramírez/Cortesía).

(CNNMéxico) — El mexicano Eduardo Chenandoa Ramírez Santiso, que había sido reportado como desaparecido tras el terremoto de magnitud 7.8 en Nepal, fue contactado por su familia.

"Estoy bien", dijo en una breve llamada telefónica, de acuerdo con su hermana Itzel, entrevistada la madrugada de este lunes por CNNMéxico.

"Fue horrible, yo estaba en la calle, y vi cómo se caían todos los edificios", relató Eduardo, según su familiar.

La Cancillería mexicana no ha emitido un boletín oficial respecto a la situación de Chenandoa. En un boletín publicado la noche del domingo, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó que habían sido ubicados al menos 30 mexicanos, pero que aún no se había podido establecer contacto con uno.

Itzel dijo que revisaron la última ubicación de Eduardo en Facebook, para encontrarlo en el mapa, "justo en Katmandú".

Entonces se comunicaron a la Cancillería mexicana, ellos se pusieron en contacto, "y en menos de media hora" ya lo habían localizado.

Desaparecido

Eduardo Chenandoa Ramírez es un joven tamaulipeco, de 27 años, que viajó de Isla Mujeres, Quintana Roo, hacia la cordillera del Himalaya para sumergirse en la filosofía Hare Krishna.

Poco después del 30 de marzo, cuando llegó al continente asiático para su preparación espiritual, el joven estuvo en Nepal hasta este sábado, cuando el terremoto de 7,8 grados sacudió ese país. Desde entonces, su familia no había tenido noticias suyas.

La embajada de México en la India informó el mismo sábado que siete mexicanos se encontraban a salvo tras el sismo. Este domingo, la cancillería reportó que ya eran 29 los connacionales ubicados, pero faltaba uno del que todavía no se tenía información.

La familia de Eduardo lo buscaba sin más pistas que un sobre con una dirección.

La Oficina de las Naciones Unidas para la coordinación de Asuntos Humanitarios indicó vía Twitter que 30 de los 75 distritos de Nepal fueron afectados por el terremoto.

Varios edificios de la capital nepalesa, entre ellos templos y la torre de Dharahara, se desplomaron tras el terremoto que destruyó parte del país y que mató a cerca de 2.500 personas.

“El último día que hablamos con él fue una hora antes del terremoto y me dijo: ‘Ya voy a buscar boletos para regresarme’”, contó Itzel, quien busca ayuda desde la Ciudad de México para encontrar a su hermano.

El terremoto en Nepal ha provocado la muerte de más de 3.700 muertos y 6.500 heridos.

Fue horrible, yo estaba en la calle, y vi cómo se caían todos los edificios

Eduardo Chenandoa Ramírez, mexicano en Nepal