KATMANDÚ, Nepal (CNN) — Rescatistas y trabajadores de ayuda en Nepal lucharon este lunes contra la devastación infligida por el poderoso terremoto del sábado: cavar entre los escombros a mano, hacer cirugías en quirófanos improvisados, y meterse en terrenos muy difíciles para sacar a más víctimas.

Pero los apagones de energía en la capital, Katmandú, la escasez de suministros y las dificultades que siguen apareciendo hacen complicados los esfuerzos.

Al caer la noche, al menos 4.400 personas habían sido reportadas como muertas en Nepal, la India y China, como consecuencia del terremoto. Funcionarios nepalíes dicen que más de 8.000 resultaron heridas.

Los médicos en un hospital de Katmandú habían trasladado a los pacientes de un hospital de 120 años de antigüedad a otra estructura, donde estaban operando a pacientes en habitaciones que normalmente no se utilizan como salas de operaciones.

En los hospitales se estaban agotando los suministros, a pesar de los esfuerzos internacionales para apresurar la ayuda. Numerosos grupos de auxilio y por lo menos 16 naciones han colaborado con ayuda y trabajadores para Nepal, y más están en camino.

Y en toda la región, miles de personas siguen dispuestas a pasar otra noche a la intemperie, por temor a que los edificios dañados pudieran colapsar si hay más réplicas.

La destrucción en Katmandú, la capital, es contundente: templos venerados reducidos a escombros, personas enterradas en los escombros de sus casas, hospitales sin suministros médicos y llenos de pacientes. Las aldeas en los alrededores reportaron graves daños.

Pero más lejos a través accidentado paisaje de Nepal —más cerca del epicentro de magnitud 7.8 del sismo el sábado— la situación es preocupante.

"La información sobre áreas remotas es severamente escasa en este momento", dijo Devendra Singh Tak, un funcionario de Save the Children, y señaló que las carreteras fueron bloqueadas y las comunicaciones son poco fiables.

Informes de “destrucción total o casi total”

Informes irregulares se han filtrado sobre aldeas devastadas por  el sismo o cubiertas por deslizamientos de tierra.

"Algunas de los análisis iniciales que estamos escuchando de de las zonas más cercanas al epicentro hablan acerca de la destrucción total o casi total", dijo Jeremy Konyndyk, director de la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Tak, que se encuentra en Katmandú, dijo a CNN que Save the Children y otros grupos de ayuda estaban enviando equipos este lunes a zonas más remotas. El gobierno de Nepal dijo que estaba volando helicópteros a lugares que no podían acceder por carretera.

"Ahí es donde uno tiene que salir y llevar a cabo el rescate y alivio", dijo Tak.

UNICEF dijo el domingo que cerca de un millón de niños de Nepal necesitan ayuda con urgencia.

China, India, Francia, Italia, Gran Bretaña, Canadá, Estados Unidos, Australia, Taiwán, Pakistán, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Suiza, Noruega, Singapur y Corea del Sur fueron algunos de los países que enviaron ayuda y equipos de búsqueda y rescate. La Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud también estaban enviando ayuda.

Estados Unidos anunció el lunes que enviaría nueve millones de dólares. Eso además de 45 toneladas de ayuda, un equipo para la atención de desastres, y un equipo de búsqueda y rescate ya enviado a Nepal. Un equipo de las Fuerzas Especiales estadounidense en Nepal para el entrenamiento a gran altitud también estaba ayudando, según el Pentágono.

Un rescate entre los escombros

A pesar de las probabilidades en contra, los rescatistas continuaron buscando sobrevivientes.

Este lunes, un video publicado en Facebook mostró rescatistas sacando a un niño de entre los escombros después de tres horas de excavación continua.

"Mira, mira hacia arriba, abre los ojos", dice un rescatista al niño.

Las esperanzas de encontrar a más personas con vida parecían estar desapareciendo mientras las horas vitales pasan.

El número de muertos en Nepal se situó en 3.862 hasta la noche del lunes (hora local). Otras 72 personas murieron en la India, mientras que China informó de 20 muertes. Otros 7.000 resultaron heridos en Nepal, dijeron las autoridades.

La mayor parte de esos números se cree que han venido principalmente de Katmandú y sus alrededores. Se espera que aumente aún más mientras la información surge de las zonas más remotas.

Panorama de la devastación

El terremoto y sus réplicas han vuelto a una de las regiones más bellas del mundo en un panorama de devastación.

"El camino hacia la casa de mi familia en Sitapaila era un mapa de la destrucción del terremoto, con muchas casas —viejas y nuevos— destrozadas", escribió el periodista independiente Sunir Pandey.

"Un alto muro que rodea un monasterio se había derrumbado y las monjas se había quedado en un campo cercano", escribió. "Una cabaña de barro y ladrillo se había caído sobre una moto azul pero no hay rastro se puede conocer de su conductor. En todas partes, los sobrevivientes se reunieron donde podían encontrar espacio abierto. Campos, residencias privadas, muchas carreteras vacías".

Los residentes de Katmandú se han unido para salir adelante, pues hay tiendas cerradas y muy pocas fuentes de alimentos y agua potable. La gente ha establecido de forma independiente cocinas comunitarias para cocinar.

Golpe espiritual en los templos

Muchos de los centenarios edificios de la ciudad, que habían sobrevivido a incontables terremotos través de las generaciones y proporcionaban un sentido de orgullo nacional, se han derrumbado.

La destrucción de muchos templos importantes en el corazón de Katmandú ha profundizado la desesperación que muchos nepalíes están experimentando. La religión es una parte importante de la vida de la nación predominantemente hindú.

Los edificios emblemáticos, que son a menudo la primera escala de la gira de cualquier turista de la ciudad, se desmoronaron ante los ojos de los espectadores mientras ocurría el sismo el sábado.

Funcionarios y voluntarios de la policía continuaron recogiendo los escombros de los templos este lunes, usando sus manos desnudas, palas y piezas de metal. Evitaron el uso de maquinaria pesada para cavar entre los escombros por temor a hacer daño a los sobrevivientes u objetos de valor incalculable enterrados.

El turismo ha sido uno de los pocos puntos brillantes económicos en Nepal, una de las naciones más pobres del mundo. Pero ahora la industria se ve amenazada tras el terremoto, que provocó avalanchas mortales en el Monte Everest, la atracción más famosa del país.

Los daños a la infraestructura de escalada en la montaña, por no hablar de la situación general en Nepal, significan que la temporada de ascenso ha terminado para este año, dijo el escalador Jim Davidson a CNN desde el campamento base del Everest, donde fue evacuado después de pasar dos días en la montaña.

China ha cancelado todas las escaladas en su lado de la montaña, informó la agencia de noticias Xinhua este lunes.

El turismo significa el 4% del PIB del país y contribuye indirectamente al 8%, según el economista Rajiv Biswas.

En total, el terremoto podría costar a Nepal 5,000 millones de dólares, estimó Biswas, un gran golpe contra su producto interno bruto de 19,300 millones dólares en 2014.

Manesh Shrestha, Kunal Sehgal, Ralph Ellis, Ingrid Formanek, Harmeet Singh Shah y Oren Liebermann contribuyeron con este reporte.