(CNN Español) - El conflicto limítrofe por el cual se encuentran enfrentados Nicaragua y Costa Rica en la Corte Internacional de Justicia de la Haya desde el año 2010 podría llegar a su fin en los próximos meses.

La disputa dilucida el impacto ambiental que pudo haber causado la construcción de una carretera en territorio costarricense a la orilla del río San Juan y la definición de la frontera entre ambos países en una zona a la que Nicaragua llama Harbor Head y Costa Rica Isla Portillos.

Ambos países dicen tener la razón.

El canciller de Costa Rica, Manuel Gonzáles, aseguró que los tratados internacionales desde el XIX demuestran que se trata de tierra costarricense. “En el caso nuestro, fundamentalmente son los tratados internacionales que existen entre los dos países, un laudo rendido en 1888 por el presidente de los Estados Unidos, Cleveland, y varias cartas que interpretan y aplican ese laudo conocidas como las cartas Alexander además de fotos satelitales y mapas durante muchísimos años que demuestran que ese siempre ha sido territorio costarricense”, dijo Gonzáles.

Por su parte, el especialista nicaragüense en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia, dice que “Nicaragua está alegando que bajo el laudo Alexander número 1 y bajo el laudo Alexander número 2. Nicaragua tiene derecho a que el trazado de las fronteras se realice desde Harbour Head por el caño más próximo o más cercano”.

Como parte de este juicio, en el año 2013 La Haya aceptó medidas cautelares solicitadas por Costa Rica, en la cual prohibió toda actividad de dragado en la zona, así como la presencia de personas civiles o de gobierno.

Por ahoraambos gobiernos dicen que acatarán el fallo de La Haya sea cual sea la resolución.

“El fallo que salga, Nicaragua lo aceptará como ha aceptado todos los fallos de la Corte Internacional de justicia de la Haya, eso es lo que ha dicho nuestro presidente”, aseguró el canciller de Nicaragua Samuel Santos.

“Como país sin ejército, pacifista, civilista que recurre al derecho internacional para solucionar sus controversias, por su puesto que sí, lo acataremos plenamente, aunque no sea favorable”, dijo el canciller de Costa Rica.

Luego de una serie de alegatos y réplicas, este próximo 1 de mayo concluyen las intervenciones de ambos países con los cuales la Corte Internacional de Justicia de La Haya decidirá quien tiene la razón, en un período que podría ser de unos seis meses.