Los ataques del sábado fueron dirigidos a las multitudes de una manifestación para pedir el fin del conflicto entre el PKK y el gobierno turco.

(CNN) - En medio de las mayores tensiones en Ankara luego de las explosiones mortales del sábado, la brigada de detección de bombas fue desplegada luego de que se encontrara un paquete sospechoso cerca de la principal estación en la capital turca.

La policía llevó a cabo una explosión controlada del paquete el martes. Este resultó contener comida.

Tres días después de que ataques con bomba mataran a por lo menos 97 personas en una manifestación por la paz cerca de la estación de Ankara, no se ha detenido a ningún sospechoso y Turquía sigue tenso.

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, ha dicho que cree que dos terroristas suicidas han llevado a cabo el ataque y el foco de la investigación es el grupo islámico extremista de ISIS.

Sin identificar específicamente a algún grupo detrás del acto, Davutoglu le dijo el lunes a la estación de televisión turca NTV: "Estamos investigando a Daesh (ISIS) como nuestra prioridad No. 1. Se han hecho avances en la identificación de un nombre. Ese nombre apunta a una organización".

Las autoridades turcas que tratan de identificar a los sospechosos han comenzado a recolectar muestras de ADN de los familiares de aquellos que se cree que se han unido a ISIS, según la agencia semioficial de noticias Anadolu.

El gobierno turco ha cambiado recientemente su postura para permitir que Estados Unidos lance ataques contra las posiciones del grupo militante desde la base aérea de Incirlik, al sur de Turquía.

Otros grupos sospechosos

Davutoglu también dijo que el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK, por sus siglas en turco) y el partido izquierdista DHKP-C podrían estar detrás de las explosiones.

Los bombardeos del sábado fueron dirigidos a las multitudes de una manifestación por la paz que se llevó a cabo a la hora del almuerzo para pedir el fin a la reanudación del conflicto entre el PKK y el gobierno turco.

Quien quiera que haya elegido la manifestación del sábado en Ankara como un blanco quiere avivar la polarización y la violencia en Turquía... y destruir un diálogo político ya frágil.

Davutoglu le dijo a NTV que el ataque obviamente tiene la intención de tener un impacto en las elecciones de Turquía, las cuales están programadas para dentro de tres semanas.

Mítines políticos

Su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco) posteriormente declaró que no llevaría a cabo ninguno de sus mítines electorales programados hasta el viernes 15 de octubre y que las manifestaciones posteriores se enfocarían en temas de la paz y contra el terrorismo, informó Anadolu.

El principal opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP, por sus siglas en turco) también dijo que no llevaría a cabo ninguna concentración hasta el 14 de octubre, según el diario Hurriyet, en inglés.

En una entrevista con Fred Pleitgen de CNN el lunes, el líder del Partido Democrático del Pueblo (HDP, por sus siglas en turco), Selahattin Demirtas, expresó su preocupación por la seguridad en las manifestaciones.

El HDP ha dicho que dos de sus candidatos parlamentarios murieron en la explosión.

"Somos de la opinión de que sería más prudente no llevar a cabo grandes manifestaciones en espacios abiertos, no podemos continuar con nuestras campañas electorales como si nada hubiera pasado, no sería correcto ni política ni éticamente", dijo Demirtas.

Los bombardeos han estado dirigidos a los mítines que involucran grupos kurdos en Turquía tres veces este año. Un atentado suicida que tuvo lugar en julio en la ciudad de Suruc, cerca de la frontera con Siria, mató a 34 personas. Se culpó a un seguidor de ISIS por ese ataque, pero el grupo nunca se atribuyó la responsabilidad.

Las fuerzas kurdas han estado luchando contra los yihadistas de ISIS a través de una franja del norte de Iraq y Siria.