NUEVA DELHI (CNNMoney) - El empresario multimillonario, Richard Branson, les está pidiendo a los gobiernos de todo el mundo que despenalicen el uso y posesión de drogas, argumentando que la guerra contra las drogas ha fracasado en reducir tanto la oferta como la demanda.

El magnate artífice de su propio éxito argumentó en un comunicado que los gobiernos han desperdiciado miles de millones persiguiendo la "ilusión" de un mundo libre de drogas, mientras que fracasan en tomar el control del comercio mundial de organizaciones criminales.

"Durante años he sostenido que deberíamos tratar el consumo de drogas como una cuestión de salud, no como un crimen", dijo Branson. "Aunque la gran mayoría de los consumidores de drogas recreativas nunca experimentan problemas, la gente que lucha con la adicción a las drogas merece tener acceso al tratamiento, no una celda de prisión".

En su declaración, Branson también dijo que la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito está a punto de publicar una declaración en la que solicita la despenalización mundial de las drogas. Sin embargo, la ONU dice que ese no es el caso, y añadió que "ha habido un desafortunado malentendido acerca de la naturaleza y la intención de [un] documento informativo".

El multimillonario, un comisionado del grupo de defensa Comisión Global de Políticas de Drogas, anteriormente le pidió al Reino Unido que despenalizara las drogas, argumentando que su país natal se está quedando atrás a medida que las actitudes cambian.

"Como una inversión, la guerra contra las drogas ha fracasado en producir los resultados deseados. Si fuera un negocio, habría sido cerrado hace mucho tiempo", escribió en marzo. "Esto no ha sido exitoso en lo absoluto".

En Estados Unidos, los resultados de las encuestas indican que la opinión pública se ha inclinado hacia la legalización de la marihuana en los últimos años.

La marihuana recreativa ya es legal en Colorado, Washington, Oregón y Alaska; al igual que en Washington, D.C., la marihuana medicinal es legal en más de 20 estados, según el Marijuana Policy Project.