(CNN Español) - El presidente de Colombia Juan Manuel Santos pidió perdón este viernes en nombre del Estado por los trágicos hechos de la toma del Palacio de Justicia el 6 de noviembre de 1985.

Santos presidió un acto público este viernes en el Palacio de Justicia en Bogotá.

"Hoy reconozco la responsabilidad del Estado colombiano y pido perdón por las desapariciones forzadas de Carlos Augusto Rodríguez Vera, Cristina del Pilar Guarín Cortés, David Suspes Celis, Bernardo Beltrán Hernández, Héctor Jaime Beltrán Fuentes, Gloria Stella Lizarazo Figueroa, Luz Mary Portela León, Lucy Amparo Oviedo Bonilla, Gloria Anzola de Lanao e Irma Franco Pineda", dijo Santos en su discurso desde el Palacio de Justicia, en el Centro de Bogotá.

Así mismo, Santos pidió perdón en nombre del Estado por la desaparición forzada y ejecución extrajudicial del magistrado auxiliar Carlos Horacio Urán Rojas.

Según Santos, el Estado colombiano aún tiene una deuda moral con las víctimas y familiares del Palacio de Justicia, por lo que reiteró la solidaridad con ellos.

"No me queda más que reiterar nuestra solidaridad con los familiares de las víctimas, y –aunque sabemos que nada podrá reparar el vacío y el dolor que ha dejado cada uno de sus seres queridos– espero que este acto contribuya con su reparación integral y permita forjar un camino de reconciliación".

El mandatario reconoció que el Estado "violó el deber de respeto y garantía a los derechos a la vida, a la libertad personal, a la integridad personal y al reconocimiento de la personalidad jurídica", con los hechos ocurridos hace 30 años.

También pidió perdón a los familiares de las víctimas, muchos de ellos murieron sin saber la suerte de sus seres queridos.

"Lamentamos profundamente lo ocurrido con sus familiares. Y lo hago de corazón, no solo para cumplir una orden", dijo Santos, que también se refirió a las alteraciones en la escena del crimen, a las irregularidades en el levantamiento de los cadáveres, y a los "múltiples errores" en la identificación y entrega de los cuerpos.

Momento Histórico

Santos defendió el proceso de paz que adelanta el estado colombiano con la guerrilla de las Farc. Resaltó el punto de las víctimas como uno de los ejes fundamentales para la consecución de la paz en el país.

El mandatario pidió el cese del fuego en Colombia "para siempre".

"Colombia pasa por un momento histórico. La paz, que tanto hemos anhelado, por primera vez se vislumbra como posible, y no solo posible, sino cercana. Pero este proceso de paz –ustedes lo saben– no lo hemos construido como un simple pacto entre Estado y guerrilla para terminar la guerra bajo determinadas condiciones. No. Este proceso de paz tiene una característica muy especial, y es que hemos puesto en el centro de la solución del conflicto a las víctimas, a quienes sufrieron y siguen sufriendo las consecuencias de este enfrentamiento absurdo", dijo Santos al inicio de su discurso.

"Hoy nos reunimos en el Palacio de Justicia, lugar insignia de nuestra institución judicial, con el fin de recordar uno de los capítulos más tristes y dolorosos de nuestra historia. Aquí, hace 30 años, este edificio construido para impartir justicia fue escenario de horrores y atrocidades. En un suceso que vivirá por siempre en la memoria de los colombianos, aquí se vivió la guerra misma… esa guerra de explosiones y ráfagas de fusil que solo parecía ocurrir en los noticieros, en lugares alejados de las ciudades. Confluyeron las balas de la guerrilla del M-19 y la fuerza del Estado –ni más ni menos, el propio conflicto armado–en pleno centro de Bogotá".

"Se trata del Acto Público de Reconocimiento de Responsabilidad Internacional del Estado por los hechos del caso y las violaciones que obedece a una solicitud del Tribunal Internacional en la sentencia del 14 de noviembre de 2014"

En 2014, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a la nación por las irregularidades ocurridas durante la retoma del Palacio de Justicia.

El 6 de noviembre de 1985 un comando armado de la guerrilla del M-19 se tomó las instalaciones del Palacio de Justicia de Colombia, en el centro de Bogotá.

Durante dos días los insurgentes retuvieron a 350 rehenes, entre magistrados, empleados judiciales y visitantes.

Tras el operativo militar para retomar el control del edificio murieron 98 personas y 11 más fueron declaradas como desaparecidas.

El proceso de esclarecimiento de la verdad de lo ocurrido durante la retoma del Palacio de Justicia ha sido lento y lleno de dificultades judiciales.

Hasta el momento hay dos personas condenadas por los hechos: el coronel en retiro Alfonso Plazas Vega, condenado a 30 años y quien apeló la decisión, y el general en retiro Jesús Armando Arias Cabrales, responsable del operativo, condenado a 35 años de prisión.

Los familiares de las víctimas del palacio de justicia pedirán una veeduría internacional a la investigación que busca establecer si hay mas responsables por las muertes y desapariciones ocurridas el 6 de noviembre de 1985.