En Rusia se registró la "destrucción maliciosa e intencionada" de 1.417 pruebas de laboratorio que un equipo de la WADA había pedido específicamente que fueran guardadas, según el informe.

(CNN) - Esta semana un asombroso informe ha sacudido el mundo del atletismo con afirmaciones detalladas sobre un programa de dopaje respaldado por el gobierno en Rusia.

Las conclusiones del informe independiente, encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés), han incrementado la posibilidad de que a los atletas rusos se les prohíba participar en los juegos olímpicos del 2016.

El funcionario principal de antidopaje ruso ha denunciado el informe como "poco profesional, ilógico y declarativo", pero algunas de las pruebas ya han sido entregadas a la Interpol, la organización internacional de lucha contra el crimen, para que lleve a cabo más investigación.

Estas son solo cinco de las más impactantes afirmaciones contenidas en el informe:

Policía secreta dentro del laboratorio antidopaje

Al destacar el alcance de la participación del estado ruso en los esfuerzos para evadir las normas antidopaje que afirma el informe, los autores describen casos donde los agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso), el sucesor de la KGB, visitaban e incluso se hicieron pasar por personal en un laboratorio clave.

Agentes del FSB regularmente visitaban el laboratorio antidopaje en Moscú, y los miembros del personal sospechaban que sus teléfonos podrían estar intervenidos y partes del complejo tenían micrófonos incorporados, de acuerdo con el informe.

En Sochi, el complejo turístico donde Rusia celebró los Juegos Olímpicos de Invierno el año pasado, un trabajador del laboratorio citado por los autores informó sobre un alto grado de intrusión. "Había algunos tipos que pretendían ser ingenieros en el laboratorio, pero en realidad eran del servicio federal de seguridad", dijo el miembro del personal.

El miedo de los trabajadores a la vigilancia por parte de las autoridades "afecta la imparcialidad, juicio e integridad del laboratorio", decía el informe.

Cientos de muestras destruidas antes de la inspección clave

El informe pinta un inquietante retrato del laboratorio de Moscú, el cual sugiere que "ha estado involucrado en un amplio encubrimiento de pruebas de dopaje positivas".

En uno de los ejemplos más espectaculares, detalla la "destrucción maliciosa e intencionada" de 1.417 pruebas de laboratorio que un equipo de la WADA había pedido específicamente que fueran guardadas. El director del laboratorio, Grigory Rodchenkov, ordenó que las muestras fueran tiradas justo días antes de que el equipo WADA llegara para una inspección en diciembre, de acuerdo con el informe.

Al parecer, él le dijo al equipo que decidió "limpiar un poco para prepararse para la visita de WADA". Posteriormente, dijo que malinterpretó las instrucciones que recibió de WADA en relación a las muestras, una afirmación que los autores del informe dijeron que no encontraban creíble.

Sobornos y extorsión

El informe está repleto de acusaciones de soborno sistemático por parte de los atletas y entrenadores rusos a fin de garantizar que sus prácticas de dopaje pasaran desapercibidas.

Dice que las entrevistas revelaron que los funcionarios de la Agencia Antidopaje de Rusia (RUSADA) con frecuencia "acepta soborno a la hora de hacer las pruebas de control de dopaje". Durante la prueba, "a menudo se da el caso de que el atleta es acompañado a la ubicación donde se hace la muestra y, por lo tanto, no hay ninguna observación del flujo de orina del atleta", dice el informe.

También describe los esfuerzos de los altos funcionarios de la Federación Atlética de toda Rusia (ARAF) por utilizar una lista de atletas bajo investigación de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) por violaciones de dopaje para obtener pagos en efectivo de los atletas a fin de cubrir los casos. Una corredora de maratón élite mundial le pagó determinada suma de dinero a su entrenador y al director médico de ARAF cada año, parte de la cual fue "para protegerla de recibir un resultado positivo de drogas como resultado de sus actividades de dopaje", dice el informe.

Intimidación por parte de las personas que realizan las pruebas de dopaje

Los funcionarios de control de dopaje que no quieren participar en la cultura corrupta que rodea a las pruebas de los atletas en Rusia tienen que llegar a los extremos para evitarla, según el informe.

Un funcionario relata que tuvo que salir por la ventana del hotel durante la noche para evitar a los policías que estaban esperando afuera para escoltar las muestras al laboratorio de Moscú. El funcionario dice que las muestras fueron sacadas de contrabando de Rusia a través de un tercero y cuatro de ellos dieron positivo por dopaje en un laboratorio suizo. "Mi madre recibió llamadas amenazantes" como resultado, dice el funcionario.

El informe también detalla la "intimidación, provocación y técnicas perturbadoras por parte del personal de apoyo de los deportistas, incluyendo a los entrenadores", que enfrentó un equipo de agentes de control antidopaje que trabaja para la IAAF en la ciudad rusa de Saransk en junio.

Uso de identidades falsas para eludir las pruebas

El monitoreo de los mejores atletas es confiado a las autoridades como la WADA y el Comité Olímpico Internacional, los cuales son informados sobre el paradero de los atletas fuera de la competición, así los funcionarios pueden realizar pruebas sin previo aviso. Sin embargo, el informe enumera una serie de acciones que los atletas rusos aparentemente emplean para esquivar esas medidas.

"En un campo de entrenamiento en Portugal, nuestros atletas simplemente vivían bajo nombres falsos", dijo Yuliya Stepanova, una corredora rusa de carreras de 800 metros, quien era informante en el informe. "Ellos han tomado sustancias prohibidas, tomaron un curso de dopaje, y para asegurar que los agentes de control extranjeros no llegaran y los examinaran, proporcionaban nombres falsos".

En otro caso, un funcionario del equipo les negó a los agentes de control antidopaje que los atletas que buscaban estaban presentes en un hotel cerca de Sochi, a pesar de que la recepcionista del hotel ya había confirmado que todos los atletas estaban registrados allí.