(CNN Español) -  Venezuela está a la expectativa de la presentación de la Memoria y cuenta del presidente Nicolás Maduro, prevista para este viernes.

La Asamblea Nacional de Venezuela ya no está en desacato. Así lo decidió el Tribunal Supremo de Justicia tras la desincorporación de los tres legisladores impugnados por denuncias de fraude en su elección. Con esta decisión de la sala constitucional, ya no hay impedimento legal para que el presidente Nicolás Maduro presente el informe anual de su gestión.

El viernes es la fecha tope de acuerdo a lo establecido en la Constitución, es decir, diez días después de la instalación de la Asamblea Nacional.

Así, el Gobierno rendirá cuentas por primera vez ante una Asamblea de mayoría opositora y en medio de una aguda crisis económica.

El año anterior, Maduro dijo que "Dios proveerá", al referirse al difícil momento económico. Pero el precio del petróleo solo sigue cayendo y la economía venezolana, dependiente de la exportación del crudo, cae con él.

Los economistas no ven un buen panorama para el 2016. Según Deutche Bank, por cada dólar que desciende el petróleo venezolano el país deja de percibir 800 millones de dólares en exportaciones.

Maduro anunció la presentación de una propuesta de emergencia económica ante el parlamento, que aún no se ha concretado. Entretanto, algunos los venezolanos exigen respuestas económicas en el discurso de Maduro de este viernes, pues la espera se les hace larga entre productos básicos difíciles de conseguir y encarar la inflación más alta de la región.

Otros dicen tener paciencia y darle un voto de confianza al jefe de Estado.