Un mosquito Aedes aegypti visto a través de un microscopio. (Crédito: Mario Tama/Getty Images).

(CNN) – Parecen glóbulos brillantes... sus larvas representan la zona de impacto en la lucha contra las enfermedades transmitidas por el mosquito.

El virus del Zika continúa extendiéndose a lo largo de toda Sudamérica y más allá, relacionado con miles de bebés que nacen con microcefalia.

Las autoridades no saben exactamente qué hacer al respecto porque no existe una vacuna y la fumigación es limitada.

Una compañía, en Inglaterra, dice que la clave para resolver el problema es más mosquitos como estos.

En Oxitech Labs, los insectos han sido modificados genéticamente para generar crías que mueren antes de crecer y convertirse en adultos maduros.

Solo se dejan en libertad los mosquitos machos. Son los que no pican. Las hembras de mosquito son las que pican y transmiten las enfermedades.

Esto es esencialmente muerte por sexo, una vez que el mosquito macho genéticamente modificado se aparea con la hembra, él le transmite el gen mortífero. Ese gen se propaga hacia las larvas.

Entonces, las lavas son incapaces de crecer y convertirse en adultos y con el propósito de seguimiento, ellas también brillan en la oscuridad.

¿Y por qué esto es importante?

Lo que podemos hacer es ver la proporción de mosquitos que obtenemos del campo y ver cuál proporción tiene el gen, lo que significa que no llegarán a ser adultos, a diferencia de lo que sucede en la naturaleza. Entonces, en base a esa relación, podemos ajustar la liberación de nuestros machos.

Hasta ahora, ese seguimiento muestra resultados prometedores.

Un estudio realizado en la ciudad brasileña de El Dorado mostró una reducción del 82% de larvas de mosquito. comparado con un área sin tratamiento a 1,5 kilómetros de distancia.

Los científicos advierten que la propagación del zika podría escalar a una pandemia a nivel mundial.

Quién habría pensado que la clave para detenerlo podría ser un mosquito mutante que brilla.