Un grupo de manifestantes salió en el centro de Estocolmo para protestar contra las acciones que la turba llevó a cabo la noche anterior.

(CNN)– Las tensiones relacionadas con la crisis migratoria de Europa resultaron en arrestos y violencia en Suecia y el Reino Unido durante el fin de semana.

Una turba con máscaras hizo un llamado para que se atacara a los extranjeros que se encuentran en Estocolmo, mientras que en la localidad británica de Dover hubo enfrentamientos entre manifestantes pro y antiinmigrantes.

En Suecia, casi 100 hombres se reunieron el viernes por la noche en la capital, repartiendo panfletos para hacer un llamado a fin de atacar a los migrantes, le dijo el portavoz de la policía de Estocolmo Albin Naverberg a CNN.

Algunos de los hombres llevaban ropas negras y el rostro cubierto, dijo.

Los informes sobre los ataques contra las personas de origen inmigrante aparecieron en los medios de comunicación suecos y en las redes sociales, pero la policía dijo que había recibido informes de ataques contra la población civil.

Un hombre fue detenido por un ataque a un agente de policía vestido de civil, aunque no resultó herido de gravedad, y otras cinco personas fueron detenidas por alteración al orden, dijo Naverberg. Los seis fueron puestos en libertad el sábado por la mañana.

La policía se enteró de la reunión con antelación y había desplegado una gran presencia, por lo que para el grupo fue difícil llevar a cabo los ataques, dijo Naverberg.

"Había muchos policías en el lugar y fue difícil para ellos llevar a cabo su plan", dijo.

Un grupo de manifestantes salió el sábado en el centro de Estocolmo para protestar contra las acciones que la turba llevó a cabo la noche anterior.

Las tensiones del viernes fueron las últimas de una serie de incidentes relacionados con los migrantes en Suecia. La semana pasada, un solicitante de asilo de 15 años de edad apuñaló fatalmente a una trabajadora del centro de refugiados en Gotemburgo, la región occidental de Suecia, dijo la policía. La víctima era una mujer de 22 años de edad que estaba sola con ocho residentes varones jóvenes, en un hogar para solicitantes de asilo.

El ministro del Interior de Suecia dijo la semana pasada que el país podría expulsar hasta 80.000 personas de las 163.000 que buscaban asilo en el país el año pasado.

Manifestantes de extrema derecha y grupos antirracismo se enfrentan en Reino Unido

El sábado, las tensiones por la crisis de la migración se extendieron al Reino Unido, lo que refleja el creciente sentimiento antiinmigrante en toda Europa ya que los países se esfuerzan por responder a la ola de migración proveniente del Medio Oriente y África. Más de 1 millón de migrantes ingresaron al continente de forma irregular el año pasado.

En Dover, donde salen los ferry hacia Francia y cerca de un túnel submarino que conecta al Reino Unido con Europa continental, los enfrentamientos violentos estallaron el sábado cuando grupos de extrema derecha y antirracistas se enfrentaron en manifestaciones rivales.

Los manifestantes de derecha llevaban pancartas que decían: "El multiculturalismo ha fracasado", mientras que los manifestantes rivales llevaban pancartas diciendo: "Los refugiados son bienvenidos aquí".

La policía de Kent dijo que una persona sufrió una fractura en el brazo y otras cinco sufrieron lesiones menores; otras tres personas fueron detenidas.

Más de 20 armas fueron confiscadas, incluyendo un cuchillo, manoplas, palos y pedazos de madera, martillos y ladrillos, dijo la policía.

La secuencia de imágenes publicada en las cuentas de redes sociales del grupo de extrema derecha, el South East Alliance, y del movimiento antirracista Kent Anti-Racism Network, mostraban peleas callejeras violentas entre manifestantes rivales, algunos de los cuales llevaban máscaras.

La policía antidisturbios utilizó bastones y bombas de humo para tratar de controlar a los grupos.

Anteriormente, seis personas fueron arrestadas bajo sospecha de desórdenes violentos en una estación de servicio de la autopista, cerca de la ciudad de Maidstone, dijo la policía, después de un enfrentamiento entre grupos rivales cuando se dirigían a las manifestaciones.

Un autobús que transportaba a un grupo de manifestantes antirracismo tenía pintada una esvástica con sangre, según un mensaje que un pasajero publicó en las redes sociales.