(CNN) - Dentro de un edificio anodino en un parque empresarial del sur de California, un pequeño equipo ensambla unas de las muñecas sexuales más caras y solicitadas en el mundo.

Abyss Creations fabrica la RealDoll, una figura de silicona de tamaño real con esqueleto, caras intercambiables y orificios penetrables a un precio base de 6.500 dólares. La compañía dice que rara vez paga por publicidad y que dependen es el boca a boca y las reseñas de prensa constantes desde la primera vez que una celebridad los mencionó: Howard Stern en 1996.

El fotógrafo Robert Benson descubrió la fábrica el año pasado. Había estado buscando un fabricante de muñecas sexuales durante su visita en Japón para tomar fotos. Para su sorpresa, una de las fábricas más famosas estaba a solo unos kilómetros de su casa de San Diego.

Durante una sesión fotográfica en abril, Benson capturó el proceso de fabricación de una muñeca desde el molde hasta el maquillaje, y se reunió con el equipo de nueve personas que produce entre 300 y 400 muñecas al año.

"Todo el mundo es muy apasionado por lo que hacen, y se toman su trabajo en serio", dijo Benson. "Supongo que la fascinación se acaba después de una semana y se convierte en cualquier otro trabajo".

Una sola muñeca toma alrededor de 80 horas para ser fabricada, empezando con el molde de silicona. Después de que las uñas y los pezones son moldeados y pintados, se agrega el pelo y un maquillador completa el rostro según las especificaciones del cliente. Luego las muñecas son vestidas y empacadas para su envío.

La RealDoll estándar viene en 18 estilos de cuerpos femeninos diferentes y hay dos masculinos, con cinco tonos de piel y 39 caras disponibles. La línea estándar incluye cuerpos transgéneros con anatomía masculina o femenina.

Las órdenes personalizadas empiezan en 12.000 dólares dependen de la imaginación y el presupuesto del cliente: piel azul, escamas verdes de peces, colmillos, orejas de elfo, lo que sea. Una solicitud popular son las muñecas que se parecen a estrellas de cine, dice la compañía. Aunque no puede replicar a una celebridad sin el consentimiento expreso de la estrella, puede aproximarse con las carecterísticas del rostro, el cuerpo, el pelo y el maquillaje. Otra petición popular es genitales masculinos en un cuerpo femenino.

El fundador Matthew McMullen, artista y escultor profesional, hizo su primer maniquí de tamaño real en 1996 cuando trabajaba como fabricante de máscaras de Halloween. Después de publicar una imagen del maniquí en internet, empezó a recibir contactos y solicitudes, dijo, y fue evidente que había un mercado para maniquíes realistas y usables.

El proceso de fabricación ha cambiado con el tiempo con el avance de la tecnología. RealDoll ahora está disponible en versiones de 27 y 36 kilos, en comparación con las anteriores de 34 y 52 kilos. Aparte de eso, la variedad y el rango de opciones siempre ha sido tan amplio como los gustos y deseos humanos, dijo McMullen.

"Puedes hacer cien mil variedades diferentes de la forma humana, y siempre va a haber más", dijo.

Robert Benson es un fotógrafo que vive en San Diego.