Clinton y Trump continúan como favoritos para ser los nominados de sus respectivos partidos a la presidencia de Estados Unidos. (Crédito: Getty Images)

(CNN Español) – Fue un sábado de elecciones partidarias en Estados Unidos rumbo a las presidenciales de noviembre: los demócratas tuvieron asamblea partidista en Nevada y los republicanos comicios primarios en Carolina del Sur.

Y fue el día que determinó que Jeb Bush abandonara su aspiración de convertirse en el candidato presidencial republicano.

El hijo y hermano de expresidentes y exgobernador de Florida terminó decepcionado por los resultados obtenidos en las primarias republicanas de Carolina del Sur, donde habría alcanzado cerca del 8% de los votos.

Asamblea demócrata

En el otro de los campos de batalla, Hillary Clinton derrotó a Bernie Sanders en el llamado caucus demócrata de Nevada.

La exsecretaria de Estado de Estados Unidos obtuvo un 52,6% del apoyo contra 47,4 % para el senador por Vermont.

Para Clinton, la victoria fue crucial porque podría aliviar las preocupaciones de algunos sobre su capacidad para asegurar la nominación demócrata a la presidencia.

Los aspirantes demócratas estaban hace muy pocos días en un virtual empate técnico. La también exprimera dama se apoyó en una gran participación de votantes latinos para mantener a raya Sanders.

Carolina del Sur para Trump

Por el lado republicano, el magnate de los bienes raíces, Donald Trump, se adjudicó una holgada victoria en las elecciones primarias de Carolina del Sur.

Con el 99% de los votos escrutado, Trump logró el 35,2% de apoyo. Los senadores Marco Rubio y Ted Cruz estaban en un empate técnico con el 22,5% y el 22,3% respectivamente. Bush quedó cuarto con el 7,9%, solo por delante de John Kasich y Ben Carson.