Leopoldo López minutos antes de ser encarcelado, en una marcha realizada el 18 de febrero de 2014. (Crédito: JUAN BARRETO/AFP/Getty Images/Archivo)

(CNN Español) - Seis ciudadanos venezolanos recibieron la nacionalidad español, según un comunicado del Gobierno de ese país, entre ellos la hermana y el cuñado del líder opositor venezolano Leopoldo López, y un ejecutivo del diario de Venezuela El Nacional.

Así lo anunció el presidente del gobierno en funciones Mariano Rajoy:

Diana Cristina López Mendoza y su esposo Herman José Sifones Tovar obtuvieron la nacionalidad española, según el comunicado, "para que puedan afrontar con mayores garantías democráticas la especial situación familiar y personal motivada por la persecución política y judicial a la que están sometidos".

El 10 de septiembre de 2015, Leopoldo López fue sentenciado a 13 años y 9 meses de cárcel por haber generado violencia en una marcha opositora en febrero de 2014, cargos de los que López asegura es inocente. Permanece preso en la cárcel de Ramo Verde.

Luis Carlos Serra, presidente del Comité de Auditoría del diario, su esposa y sus dos hijos también se beneficiaron de esta medida que aprobó el Concejo de Ministros, según señala en el comunicado, por "la persecución política ejercida sobre ellos por el Gobierno de Venezuela" por la publicación de investigaciones sobre las actividades de Diosdado Cabello, en ese entonces presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

El comunicado del gobierno señala que el juicio de Leopoldo López está privado de su libertad "tras un juicio repleto de irregularidades". El Gobierno de Venezuela siempre ha defendido la independencia de la justicia.

Según información del gobierno de España, la nacionalidad se puede adquirir por una carta de naturaleza que se otorga por Real Decreto cuando haya "circunstancias excepcionales", como señalan que es la situación en este caso.

"Todos los miembros de esta familia tienen una especial vinculación con España, donde nacieron sus antepasados y cuentan con propiedades inmobiliarias. Además, se dan circunstancias de urgencia derivadas del riesgo de que los interesados no dispongan de un documento de identidad válido en el momento en el que se agoten las hojas de sus pasaportes", afirma el comunicado.

En octubre de 2015, Diana López, hermana del líder opositor venezolano Leopoldo López, denunció a través de su cuenta de Twitter un fallido intento de secuestro que según afirma "no fue hampa común".

López es una artista y gerente cultural que aboga por la liberación de los políticos que están presos en Venezuela, como su hermano, quien el 18 de febrero de 2014 se entregó a la justicia, acompañado de miles de seguidores, luego de pronunciar unas palabras en una plaza de Caracas. Sobre él pesaba una orden de captura y una acusación por cuatro delitos: instigación pública, daños a la propiedad, incendio y asociación para delinquir, todos ellos relacionados con los hechos de violencia ocurridos en Caracas el 12 de febrero de 2014 y que ocasionaron la muerte de 3 personas y decenas de heridos. Según cifras oficiales, los cuatro meses de protestas dejaron un saldo de 43 muertes.

Según relató Diana López en un tuit, el incidente se presentó e 15 de octubre de 2015 en Caracas cuando su asistente y chofer Jorge Leones se dirigía a recogerla.

"Jorge Leones fue interceptado por tres sujetos armados que se desplazaban en una camioneta blanca sin placas en la adyecencias de la vivienda de Diana López. Luego de someterlo físicamente, intentaron dirigirse al lugar donde estaba López usando el vehículo que conducía Leones, situación que él logró controlar", dice el mensaje de la cuenta de Twitter.

En mayo de 2015, el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, acusó de difamación agravada continuad a 22 directivos de medios de comunicación venezolanos.

La denuncia del alto funcionario se basa en que el 25 enero de ese año estos diarios habrían reproducido una información difundida inicialmente por el periódico ABC de España, según la cual, el exjefe de seguridad de Cabello, Leamsy Salazar, lo involucraba con tráfico internacional de drogas como uno de los presuntos líderes del llamado Cartel de los Soles.

En la demanda presentada el 23 de abril y admitida el 5 de mayo, Cabello alega que su reputación y honor resultaron afectados.

Según Cabello, “todos los que están en la junta directiva son responsables ante mí, porque bueno. A mi no me van a venir a decir que lo escribieron sólo porque un periódico de España lo escribió, que el periódico de España también tendrá que pues que responder y demostrar que lo que dijeron ahí era verdad. Yo sólo estoy tratando de defenderme como ciudadano común y corriente”.