Parlamentarios alemanes en el voto unánime en el Bundestag para aprobar la resolución que reconoce la masacre de los armenios como genocidio. (Crédito: Sean Gallup/Getty Images)

(CNN) — Legisladores de Alemania aprobaron una resolución en la que reconocen que la masacre de los armenios por las fuerzas otomanas es un genocidio.

Los miembros del Parlamento en el Bundestag votaron en su gran mayoría por una resolución titulada “Recuerdo y conmemoración del genocidio de los Armenios y otras minorías cristianas en 1915 y 1916”.

Sólo un miembro del parlamento votó en contra y otro más se abstuvo.

Turquía llamó a consultas a su embajador en Berlín luego de la decisión del Parlamento alemán, según reporta la cadena estatal de noticias TRT.

El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan dijo que la resolución de declarar la masacre de los armenios por los otomanos como un “genocidio” podría impactar “potencialmente en las relaciones entre Alemania y Turquía”.  

Según Erdogan la primera acción fue llamar a su embajador en Berlín y luego “a mi regreso a Turquía nos sentaremos y exploraremos estos problemas y decidiremos si tomar decisiones futuras como país”

Ya el portavoz del Gobierno de Turquía, Numan Kurtulmus, había dicho en su cuenta de Twitter que esa decisión es un “error histórico”.

“Es un error histórico del Parlamento alemán aceptar acusaciones 'distorsionadas e infundadas' como genocidio”, dijo Kurtulmus.

“Esta resolución del Parlamento es inapropiada para la amistad entre Turquía y Alemania”, dijo en otro tuit. "Para Turquía esta decisión es nula y sin valor”.

Historia de un genocidio hace 100 años

Algunos académicos y expertos aseguran que el asesinato masivo de armenios en el Imperio otomano, que empezó hace 100 años, fue el primer genocidio del siglo XX, aunque la palabra “genocidio” no existía en ese momento.

El problema de calificar o no estas muertes masivas como un genocidio es emocional, tanto para los armenios —que descienden de aquellos que murieron— como para los turcos, herederos de los otomanos. Para ambos grupos, la cuestión toca la identidad nacional y los hechos históricos.

Algunos armenios sienten que su nacionalidad no puede ser totalmente reconocida hasta que la verdad de lo que pasó a sus antepasados sea dada a conocer. Algunos turcos, entre tanto, creen que los armenios eran una amenaza para el Impero Otomano en tiempos de guerra, y dicen que varias etnias —incluyendo los turcos— murieron en el caos de la guerra.

Así mismo, algunos líderes turcos temen que el reconocimiento de un genocidio pueda llevar a demandas de grandes reparaciones.

En 1914 los turcos otomanos, que habían entrado recientemente en la Primera Guerra Mundial y el imperio astro-húngaro, estaban preocupados de que los armenios que vivían en el Imperio otomano podrían ayudar a Rusia durante la guerra. Rusia había codiciado el control de Constantinopla (hoy Estambul), que controlaba el acceso al mar negro.

Para entonces los otomanos identificaron a los armenios como una amenaza para la seguridad del imperio. En la noche del 23 y 24 de abril 1915 las autoridades en Constantinopla, la capital del imperio, reunieron a más de 250 intelectuales armenios y líderes comunitarios. Muchos de ellos terminaron deportados o asesinados.

Se estima que entre 300.000 y 2.000.000 de armenios murieron entre 1914 y 1923, no todos ellos en el Impero otomano. Pero otros estimados dan cuenta de que fueron entre 600.000 y 1,5 millones de muertos.

Asesinados o deportados, el numero de armenios que vivían en Turquía descendió de 2.000.000 en 1914 a menos de 200.000 en 1922.

Pero mientras que el número de muertos sigue en disputa un siglo después, la manera como murieron miles de personas quedó plasmada en la memoria gracias a fotógrafos de esos tiempos que documentaron algunas matanzas.

Algunas fotografías muestran soldados otomanos posando con varias cabezas y otros rodeados de calaveras en el piso.

Muchas víctimas murieron en quemas masivas o por ahogamiento, tortura, gas, veneno, enfermedades y hambrunas. Los reportes hablan de que a los niños eran llevados en botes y luego eran arrojados al mar por la borda.. Violaciones también fueron ampliamente reportadas.