El atleta Mohamed Farah de Gran Bretaña tras ganar la medalla de oro en los 5.000 metros masculino en el Estadio Olímpico de Río de Janeiro, el pasado 20 de agosto de 2016. (Crédito:Julian Finney/Getty Images)

(CNNMoney) - Los atletas británicos ganaron varias medallas en Río desafiando las expectativas de los expertos que predijeron una caída del equipo luego de los Olímpicos de Londres. Gran Bretaña quedó en el segundo lugar del medallero con 27 preseas de oro, y 67 en total, superando a superpotencias como China, Rusia, Alemania, Japón y Francia.

A muchos les ha tomado por sorpresa el éxito de esta delegación, pues Río supuestamente sería una caída de la ventaja que tuvo en Londres, cuando ganó 65 medallas en total.

Pero existe un gran razón por la que le ha ido tan bien al equipo: el programa de financiación deportiva de la nación, calificado como eficiente pero controversial.

Las autoridades del deporte de Reino Unido basan su decisión de financiar programas específicos dependiendo de la probabilidad que tienen para llevarse medallas y si producirán o no buenos resultados. Es un sistema en donde se dejan de lado los sentimientos o las excusas.

Si un programa deportivo falla en generar las medallas que se esperaban en los Olímpicos, se recortan los fondos. Mientras que aquellos que exceden las expectativas son premiados con dinero adicional.

Por ejemplo, los programas de ciclismo y boxeo recibieron más fondos después de Londres. La lucha y el tennis de mesa estuvieron entre los perdedores.

Para consternación de los críticos, los fondos para el basquetbol, un deporte popular en las ciudades, fue eliminado completamente para los equipos masculino y femenino luego de que fallaran en llegar a sus metas.

El jefe del deporte en Reino Unido, Rod Carr, dijo esta semana que los recortes a los presupuestos dan incentivos para que los deportes que están teniendo problemas busquen mejores resultados.

"A principios de la década de los 2000, (el equipo de gimnasia) estaba en un mal momento. No tuvo un buen desempeño en Sidney, y su presupuesto fue recortado a la mitad", dijo a BBC Radio. "Ellos regresaron a lo básico, deshicieron el programa, vieron qué funcionaba y qué no, y lo construyeron nuevamente".

Más dinero representa mejor equipamiento, entrenadores, instalaciones, y a largo plazo, resultados.

El sistema de financiación basado en desempeño fue implementado luego de una jornada desastrosa en los Olímpicos de Atlanta 1996. Ese año, el equipo ganó una medalla de oro y terminó en la posición 36 del medallero.

Los presupuestos se han incrementado sustancialmente desde entonces, con fondos que provienen de las arcas del gobierno y de la Lotería Nacional. En los cuatro años previos a Río, se desembolsaron alrededor de 275 millones de libras (unos 360 millones de dólares).

Remo es uno de los deportes con más fondos, seguido de cerca por ciclismo –que ya tiene 11 medallas en Río–. Ambos programas reciben más dinero que el equipo de natación y de atletismo.

Es difícil discutir cuando hay resultados, pero los críticos alegan que se debe tomar un enfoque mucho más holístico. Mientras tanto, Carr ya está pensando en las medallas de Tokio 2020.

"Lo que vamos a hacer es invertir... en deportes que ahora tienen la oportunidad de competir en Tokio", dijo a la BBC.