(CNN) - Delgados y desesperados, inclusive buscan en la basura sobras de comida. Lucen desaliñados, su caja torácica y sus huesos se marcan a través de la piel.

En la calle, dejados a su suerte, se une a otros, intentando desesperadamente sobrevivir en el cruel mundo que los ha dejado atrás. Son las mascotas abandonadas en medio de la crisis en Venezuela.

Los dueños de mascotas en el país, que enfrentan una recesión económica profunda que continúa fuera de control, no pueden cuidar de sus amados animales.

Cada vez más los venezolanos están luchando para darle de comer a sus propias familias y gracias a una creciente inflación, el dinero para comida de mascota es simplemente es un lujo que pocos pueden afrontar.

Activistas dicen que el número de animales abandonados se ha incrementado en un 50% en el último año y muchos son dejados solos y terminan en la calle.

De acuerdo con la organización de rescate "Street Puppies", muchos de esos perros son rescatados y llegan a albergues muriendo de hambre. Activistas de animales dijeron a Osmary Hernández de CNN que ellos están sufriendo el dolor de la crisis económica.

Sobrepoblación

Los albergues para animales se llenan durante el día, lo que crea problemas. "Los perros están hambrientos porque hay muchos perros y no importa cuánto esfuerzo le pongas. Traigo todos esos contenedores llenos de comida y no es suficiente", dijo un activista.

Los propios venezolanos están sufriendo debido a una severa escasez de alimentos y medicinas, la inflación y el crimen se han disparado y en protestas masivas se ha llamado a un referendo para remover al presidente Nicolás Maduro.

Familias en todo el país están luchando para alimentar a los suyos, haciendo filas por horas para intentar comprar comida, pero muchas veces terminan con las manos vacías. En los estantes de los supermercados no hay comida para gato y perro producida en Venezuela.

Muchas tiendas en Caracas no han recibido comida producida en Venezuela por más de un mes, y las marcas importadas son demasiado caras.

Una pequeña bolsa para comida de perro, de 1,5 kilogramos, puede costar tanto como un salario mínimo mensual, de 15.000 a 20.000 bolívares (alrededor de 1.500 a 2.000 dólares). Un trabajador dijo a CNN que incluso la bolsa de comida más pequeña cuesta un tercio de eso.

Los dueños han comenzado a tomar medidas desesperadas, a veces dejando a los animales atados a postes o frente a tiendas de mascotas y clínicas veterinarias.

"Perros abandonados han sido dejados aquí, frente a la tienda e inclusive en la puerta de la clínica", dice Elizabeth Hernández, una trabajadora de una tienda de mascotas en Caracas.

"Gracias a Dios, hemos podido hacer contacto con varias fundaciones que están dedicadas a rescatar a esos animales para ponerlos en adopción, pero ha habido muchos, muchos perros y gatitos abandonados".

Osmary Hernandez en Caracas, Venezuela y Flora Charner contribuyeron con este reporte.