(CNNMoney) - Kim Kardashian West probablemente se debe despedir de su preciado anillo.

La piedra preciosa de 4,5 millones de dólares robada por cinco hombres que robaran a la estrella de realities en un asalto a mano armada el lunes probablemente será rota en piedras más pequeñas que serán vendidas. La pulsera podría ser fundida.

Los fiscales francesas dijo que los ladrones que entraron al apartamento de París en donde Kardashian West se estaba quedando se fueron con joyas por un valor estimado de 10 millones de dólares, incluyendo el anillo avaluado en 4,5 millones de dólares.

No es claro aún exactamente qué joyas fueron robadas, o si estaban aseguradas. Además del anillo original de compromiso Kardashian West con Kanye West en 2013, le dio un segundo anillo con una gran gema hace un mes.

Los ladrones, no obstante, aún no están fuera de peligro. Ahora tienen que determinar cómo vender los bienes robados en el mercado abierto, y probablemente será una tarea difícil.

"Si es un anillo de diamante, la piedra probablemente terminará rota en pedazos más pequeños", dijo Lee Henderson, un agente de inteligencia en SaferGems, que lucha contra los crímenes de la industria de la joyería. "De otra forma sería muy difícil de venderlo. Nadie querría encartarse con eso".

Henderson dijo que las imágenes de los bienes robados son ampliamente distribuidas entre los comerciantes legales, lo que lo hace casi imposible para los ladrones venderlas en sus formas originales.

Los ladrones podrían intentar vender las joyas rápidamente, pero probablemente tendrán que hacerlo por una pequeña fracción de su valor real. Podrían escoger esperar antes de alterar las piezas para que no sean reconocidas.

Romper una piedra en gemas más pequeñas las hace menos valiosas, pero así es más difícil de rastrearlas. Eso mismo aplica para otros tipos de joyas robadas: pulseras metálicas pueden ser fundidas y vendidas por su materia prima.

Henderson dijo que los ladrones podrían haber pensado en estos temas antes de su plan, y ya habrúan encontrado un intermediario que haya acordado vender las piezas. "O podrían haber sido robadas bajo orden", dijo.

El hecho de que las joyas fueran robadas a Kardashian West, una de las celebridades más reconocidas del mundo, no hace que sean más fáciles de vender.

"Si algo, hace que sea más difícil de deshacerse de ellas", dijo Henderson, quien agregó que a menos de que la pieza sea verdaderamente única, hay poca esperanza de que sea recuperada o rastreada.

Para prevención, el experto en seguridad de joyas recomienda tomar fotos de las joyas que puedan ser distribuidas por la policía en caso de robo.

Las joyas también pueden ser marcadas con una inscripción laser invisible a simple vista. Las autoridades también recomiendan marcas forenses de propiedad, que es a prueba de agua y solo detectable bajo luz ultravioleta.

Con información de Elizabeth Roberts