(CNN) - El lunes, el clan de los Kardashian/Jenner estuvo sorpresivamente silencioso en redes sociales.

Para una familia que por defecto vive de las cámaras, Twitter, Snapchat e Instagram, se entendía debido a que Kim Kardashian West había sido robada en París en un asalto en el que le quitaron 10 millones de dólares en joyas y un celular.

Días antes del robo, Kardashian West publicó una foto en Instagram vistiendo lo que parecía un gran anillo de diamantes que sería un regalo de su esposo, el rapero Kanye West.

💎💎💎

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

En las horas antes del robo, Kardashian West fue fotografiada en la Semana de la Moda de París. Comentó en Twitter que no estaba usando maquillaje en el desfile de Balenciaga y describió la línea de moda de Yeezy presentada en París.

Balenciaga. No make up today.

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Compartió una foto de su guardaespaldas Pascal Duvier —quien lo acompañó en su recorrido por París— con el texto: "¡Este tipo siempre aparece en mis fotos!".

This guy is always in my shot!

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

También hubo una serie de videos de Snapchat videos en los que Kardashian West se prepara para el desfile de Givenchy en el que su hermana menor, Kendall Jenner, participó como modelo.

En junio June, Kardashian West le dijo a Recode que publica todo ella misma porque se siente más auténtico que tener a un asistente que lo haga por ella.

El tema de redes sociales y seguridad ya ha sido un asunto importante en la familia Kardashian.

En un episodio de julio es su popular reality show en E!, "Keeping Up With The Kardashians", las hermanas Khloe y Kourtney le hicieron una broma a su hermana menor Kylie Jenner solo para llamar la atención en lo fácil que su ubicación puede ser determinada por el frecuente uso de redes sociales.