Bhavani Banu junto al agente de la policía Mohan Kumar.

Nota del editor: CNN Films explora la crisis global en la educación de las niñas a través del documental “We Will Rise: Michelle Obama's Mission to Educate Girls Around the World” que se estrenará en CNN Internacional el 11 de octubre y en CNN Estados Unidos el 12 de octubre a las 9 p.m. E.T.

(CNN) - Bhavani Banu tiene 13 años y por un corto periodo de tiempo este lunes, fue jefe de la policía.

La niña de noveno grado está enfocada en identificar los problemas que enfrentan las niñas en la India, su país de nacimiento, y tratar de encontrar maneras para arreglarlos.

Y este lunes, sus esfuerzos fueron recompensados con una única oportunidad: dirigir la estación de policía de Musheerabad en Hyderabad.

Durante su corto tiempo al mando, la más joven de cuatro hermanos lideró una sesión con policías sobre un tema muy cercano a ella: cómo manejar los casos que conciernen a mujeres y a niñas.

“Quería darles algunos consejos”, dijo. “Cuando paren crímenes contra niñas —o las rescaten— la policía necesita ser más sensible”.

Vijaylakshmi Arora, directora de apoyo de desarrollo de la ONG india CRY, está de acuerdo con Bhavani. Arora dice que la policía tiene una manera “insensible” para recibir las declaraciones de las víctimas.

La manera como la policía maneja los casos es una de las razones por las cuales los crímenes contra las niñas no son siempre reportados.

“No es sólo la policía. El sistema entero de rehabilitación necesita ser reorientado”, dice Arora. “Muchas veces la propia policía les pide a los padres no denunciar, citando razones de estigma”.

Según UNICEF, un niño se pierde en la India cada ocho minutos y varios de ellos son obligados a trabajos forzados o vendidos como esclavos.

Expertos dicen que el silencio que impera hace que muchas de las niñas no conozcan sus derechos, lo que las hace un blanco más fácil para los delitos más graves.

“Si las niñas experimentan violencia o violaciones, usualmente se les dice que permanezcan calladas”, dice Chhavi Goyal, coordinadora del proyecto del defensa global de la Asociación Mundial de Niñas Guías y Niñas Scouts.

“Muchas niñas son vulnerables a la esclavitud y al tráfico sexual en la India porque no son educadas sobre los peligros de ello”, dice.

Colegios, no solo para niños

Los recientes y chocantes casos de alto perfil de asaltos sexuales y violencia contra las mujeres en la India han llevado a la agenda tanto doméstica como internacional, la manera en que la policía se ocupa de los delitos contra las mujeres.

De los 95 de miembros de la policía bajo el poder temporal de Bhavani sólo seis eran mujeres.

“Quiero demostrar que hay un requerimiento para las mujeres en ese tipo de lugares”, dice la adolescente. “A las niñas aún se les prohíbe ir a la escuela. Esta mentalidad tiene que cambiar y tiene que cambiar rápido”.

Los expertos dicen que las niñas dejan sus estudios, primero, por la expectativa de que ellas aprendan cómo manejar el hogar, y segundo, porque se casan.

“Si una mujer no puede hacer ejercicio de su derecho a la educación, ¿qué propósito tiene su vida?”, dice Bhavani.

Sin embargo, el asunto tiene “raíces profundas”, dice Choyal. Afirma que las mujeres no son consideradas aptas para contribuir al crecimiento económico de la nación. “En algunas partes de la India, las mujeres son consideradas la sección ‘débil’ de la sociedad”, afirma.

“Las familias también siente que una niña está más a salvo si se casa en lugar de si se educa, pues es menos propensa a enfrentarse al acoso. Dice que las familias también piensan que las hijas pueden ser ya muy mayores cuando terminen su educación.

Estadísticas impactantes

Según la UNICEF, un poco menos de un tercio de las adolescentes entre el año 2000 y el 2012 se casaron, comparado al 4,6% de los hombres.

Lo más impactante, durante le mismo periodo, la organización dice que vio más de 50% de hombres y mujeres que justificaron que un marido le pegara a su esposa.

Muchos de estos problemas, como la violencia y el matrimonio temprano, están muy arraigados no sólo en la India, sino en el mundo, dice Goyal. La educación y el autoestima son las claves.

“El mayor desafío está en el hecho de que la mayoría de las niñas no se ven como individuos que merecen y que tienen habilidades”, dice Arora de CRY. Dice que se ven a si mismas como menos que los niños, y más vulnerables.

“Si a las niñas se les da una oportunidad para sobreponerse a esta noción y se les permite aprender habilidades para la vida, habremos tomado un paso significativo.

Este martes, Bhavani, quien dice que su experiencia al estar a cargo de tantos hombres la dejó sintiéndose “poderosa”, pudo haber tomado un paso significativo para ella misma. “Fue una experiencia emocionante para saber que en esa posición de hecho podía hacer la diferencia"

Muchas niñas son vulnerables a la esclavitud y al tráfico sexual en la India porque no son educadas sobre los peligros de ello

Chhavi Goyal