(CNN) - Docenas de dibujos recientemente publicados que se dice son del pintor holandés Vincent Van Gogh (1853-1890) son imitaciones, según expertos del Museo Van Gogh de Amsterdam.

Los 65 dibujos fueron revelados al público durante el lanzamiento del libro “Vincent Van Gogh: El cuaderno perdido de dibujos de Arles”, en una conferencia de prensa realizada este martes en París.

La autora del libro, Bogomila Welsh-Ovcharov, reconocida historiadora de arte y profesora emérita de la Universidad de Toronto, no incluyó en el texto la posición del Museo Van Gogh, ampliamente aceptado como la autoridad mundial en el artista.

‘El caos’

El Museo Van Gogh difundió un comunicado el martes asegurando que su opinión fue intencionalmente excluida del libro de Welsh-Ovcharov y que no era la primera vez que concluía que los dibujos eran falsos.

Louis van Tilborg, investigador senior del museo, le dijo a CNN que cuando los anónimos dueños de los dibujos del libro se acercaron al museo en el 2008 y en el 2012, se les informó que eran imitaciones.

En el 2013, antes de que se imprimiera el libro, el museo le dijo lo mismo a Welsh-Ovcharov.

Van Tilborgh le explicó a CNN que los dibujos eran falsos y que Welsh-Ovcharov había fallado en detectar “errores icónicos”.

Según él, los dibujos no reflejan ni el estilo ni el desarrollo artístico de Van Gogh, que atravesaba una “gran transformación” entre 1888 y 1890, los años en los que supuestamente fueron hechos.

“Hay muchos errores típicos”, dice Van Tilborgh. “El estilo es completamente diferente... es solo un caos. La persona que los hizo siguió los ejemplos de Van Gogh de una forma superficial y no sabía qué era lo que Van Gogh buscaba con ellos”.

El museo también aseguró que el papel utilizado en los dibujos no es el papel que Van Gogh siempre usó. Según la institución, el artista usaba tintas negra y púrpura, mientras esos dibujos fueron realizados con tinta café.

Welsh-Ovcharov se refirió a esa contradicción en su libro, asegurando que la tinta café era originalmente negra pero ahora tenía esa tonalidad por la decoloración.

Sin embargo, los expertos del museo afirman que su teoría es “imposible”, pues la tinta café fue examinada e identificada como laca sepia, un tipo de tinta de ese color.

Van Tilborgh dice que hubiera sido “maravilloso” que los dibujos fueran reales y que al museo le hubiera “encantado aceptarlo”.

La editorial francesa Le Seuil y Bogomila Welsh-Ovcharov no estuvieron disponibles para referirse al respecto.