(CNN Español) - En abril del año 2002, a punto de celebrarse la Cumbre Extraordinaria de Las Américas en la ciudad de Monterrey, el entonces presidente mexicano, Vicente Fox, vivió una situación desagradable con el entonces presidente cubano, Fidel Castro, a quien le dio una indicación que pasaría a ser uno de los incidentes más molestos en la historia de las relaciones diplomáticas de ambos países.

Fox, queriendo evitarle un inconveniente al fallecido líder revolucionario, procuró que no se encontrara en el evento con el entonces mandatario estadounidense, George W. Bush.
Según un audio revelado después por el propio gobierno cubano, Fox le dijo claramente a Castro “Oye, Fidel, de cualquier manera, está la invitación a que me acompañes a la comida, que eso sería como a la 1:00 de la tarde ó 1:30 y acabando de comer, entonces puedes salir”, le dijo para que así evitara el encuentro con Bush, que llegaría después.

(Escucha a partir del minuto 3:43)

A pesar de lo molesto de la sugerencia, Fidel llegó a Monterrey, pronunció su discurso, comió y se fue. Ya en Cuba, Castro reveló el audio, lo que causó un gran revuelo y una pausa en las relaciones diplomáticas cubano mexicanas.

Recién en el 2010, ya con Raúl Castro tomando la posta de su hermano en el gobierno de la isla, las relaciones tuvieron un signo de mejoría cuando el mandatario cubano visitó Playa del Carmen para la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe de ese año.