Norbert Hofer, candidato presidencial de la extrema derecha en Austria. (Alex Domanski/Getty Images)

(CNN) - El candidato de extrema derecha Norbert Hofer reconoció su derrota en la repetición de la elección presidencial que se realizó en Austria este domingo, luego de que las encuestas de salida mostraran una aparente victoria de su rival de izquierda.

 El anuncio de Hofer aclara el camino de Alexander Van der Bellen rumbo a la presidencia. Los resultados oficiales no se esperan hasta más tarde el domingo o el lunes temprano, pero las encuestas de salida anunciadas por la cadena estatal ORF mostraban a Van der Bellen con el 53.6% de los votos.
"Estoy muy triste de que esto no haya funcionado", escribió Hofer en una declaración de aceptación en Facebook.
"Me habría encantado cuidar a Austria. Felicito a Alexander Van der Bellen por su éxito y llamo a los austriacos a la unidad", añadió. "Todos somos austriacos, no importa la decisión que hayamos tomado hoy. Larga vida a Austria, nuestro hogar".
La elección presidencial ya se había realizado en mayo, con el triunfo de Van der Bellen, quien derrotó a Hofer por poco más de 300 mil votos, en una reñida contienda que se decidió por el sufragio desde el exterior.
No obstante, los comicios fueron anulados por existir dudas sobre el manejo de algunos votos y se ordenó su repetición.
Aunque el rol del presidente austriaco es sobre todo ceremonial, la votación era vista por muchos como una muestra de un más amplio sentimiento contra lo establecidodespués de la elección de Donald Trump en Estados Unidos y el vota en Reino Unido para abandonar la Unión Europea.
De haber ganado Hofer, Austria sería el primer país de Europa occidental con jefe de estado de extrema derecha desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Van der Bellen, un economista de 72 años cuyos padres estuvieron en un campo de refugiados antes de instalarse en Austria, ha promovido políticas migratorias de corte liberal.

Es un reconocido propulsor del matrimonio entre homosexuales y, a pesar de su edad, tiene una base de seguidores jóvenes que incluso organizaban fiestas de música electrónica en su apoyo.

El domingo, luego de votar, Van der Bellen dijo que la elección austriaca era "importante para toda Europa".