(CNN) - Fidel Castro, el líder de la Revolución cubana que gobernó y fue símbolo de la isla durante medio siglo, fue homenajeado la noche del sábado por cientos de miles de personas reunidas en la Plaza Antonio Maceo en Santiago de Cuba.

El presidente Raúl Castro, quien ocupa el poder desde que su hermano cayera enfermo en 2006, fue el último orador en el evento y destacó el carácter y el compromiso de Fidel, especialmente su postura frente a los Estados Unidos.

Fidel Castro, dijo, demostró que es "posible mantener firmemente los inalienables principios de nuestra soberanía sin temer el chantaje nuclear de Estados Unidos durante los días de la crisis de los misiles en 1962".

Galería: El último adiós a Fidel

A pesar de su popularidad, Fidel Castro insistió "hasta las últimas horas de su vida" que ningún parque ni espacio público llevara su nombre, ni que se erigieran estatuas o monumentos en su honor, dijo Raúl Castro.

"Ese es nuestro invencible Fidel, quien nos convoca con su ejemplo y... demostró que sí se pudo, sí se puede y sí se podrá", afirmó Raúl Castro.

"Yo soy Fidel"

El funeral de Fidel Castro que se realiza este domingo en Santiago es privado, por lo que el homenaje de anoche era la última oportunidad para el pueblo cubano de demostrar su amor por el líder.

La multitud se reunió horas antes de que comenzara el evento, cantando "Yo soy Fidel". Sobre ellos se levantaba una estatua de 16 metros de altura de Antonio Maceo Grajales, libertador cubano de finales del Siglo XIX.

Fidel Izaguirre Martínez, de 8 años, llegó a la plaza antes del evento, llevando en sus manos una pequeña bandera cubana.

"Él era el hombre más importante de este país", dijo el pequeño sobre su homónimo.

Líderes mundiales, entre ellos algunos que han sido inspirados por la Revolución cubana, mostraron sus respetos.

Los presidentes latinoamericanos que estuvieron presentes fueron Nicolás Maduro, de Venezuela; Evo Morales, de Bolivia; Rafael Correa, de Ecuador; Carlos Varela, de Panamá; Daniel Ortega, de Nicaragua, y Juan Manuel Santos, de Colombia.

Una delegación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los expresidentes brasileños Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff también estuvieron presentes.

En el grupo estaban también el presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, y el de Sudáfrica, Jacob Zuma.

La exestrella del fútbol Diego Armando Maradona también habló en el evento.

Ruta histórica

Las cenizas de Castro llegaron el sábado a Santiago después de un recorrido de cuatro días por toda la isla. Un vehículo militar llevaba un remolque en el que se mostraba el contenedor con las cenizas.

Empezando en La Habana, el recorrido siguió en reversa el camino de Castro por la isla después de tomar el poder en 1959. Multitudes de cubanos formaban filas a la orilla de las carreteras y se apostaban sobre los techos para mirar el paso del cortejo fúnebre.

Santiago, la segunda mayor ciudad de Cuba, fue vital en el levantamiento de Castro.

El 26 de julio de 1953, Castro guió a un grupo de unos 150 hombres en un fallido intento de tomar el cuartel Moncada y derrocar a Fulgencio Batista.

Castro fue encarcelado, pero el ataque lo volvió famoso y ayudó a lanzar otro intento de derrocar a Batista que esta vez fue exitoso. Castro declaró la victoria el 1 de enero de 1959 desde el balcón de la alcaldía de Santiago.

Castro murió el 25 de noviembre a la edad de 90 años. Sus restos fueron cremados el miércoles pasado y cientos de miles atendieron una ceremonia masiva esa noche en La Habana.

El funeral de este domingo se realizó de forma privada en el cementerio de Santa Ifigenia, donde descansan los restos de José Martí.