(CNN) - La Casa Blanca está intensificando su búsqueda de un nuevo director de Comunicaciones, en un esfuerzo por aligerar la carga del asediado secretario de Prensa, Sean Spicer, dijeron múltiples fuentes a CNN.

Spicer ha fungido como secretario de Prensa de la Casa Blanca y director de Comunicaciones del nuevo gobierno. Esas funciones son normalmente ocupadas por dos personas.

Una fuente familiarizada con las comunicaciones internas dijo que el presidente Donald Trump está decepcionado con el rendimiento de Spicer durante las dos primeras semanas del gobierno.

Spicer es un estrecho aliado del jefe de gabinete, Reince Priebus. De acuerdo con la fuente cercana al proceso de contratación, Trump está molesto con Priebus por la selección de Spicer para la, posiblemente, posición más visible del gobierno después del presidente.

"Priebus avaló a Spicer en contra de los instintos de Trump", dijo la fuente.

El presidente "lo lamenta todos los días y culpa a Priebus", agregó la fuente.

Sin embargo, un alto funcionario del gobierno dijo que Trump apoya a Spicer "un 100%".

Una fuente independiente del Ala Oeste de la Casa Blanca desestimó la idea de que Trump esté decepcionado de Spicer, diciendo que "nada podría estar más lejos de la verdad".

Varias fuentes dijeron a CNN que Spicer no fue la primera opción de Trump para secretario de Prensa. Le ofreció el puesto a su asesora Kellyanne Conway, pero lo rechazó. Otros candidatos, incluyendo Kimberly Guilfoyle, de Fox News, fueron entrevistados durante la transición.

Spicer no respondió a una solicitud de comentarios sobre esta historia.

El secretario de Prensa fue criticado durante sus primeras dos semanas. En su primera aparición en la sala de prensa de la Casa Blanca, en el primer día completo del presidente en el cargo, Spicer reprendió a los periodistas, acusándolos de restar importancia intencionadamente al tamaño de la multitud en la toma de posesión de Trump.

Pero en su crítica a los medios de comunicación, Spicer utilizó datos incompletos y afirmaciones dudosas para defender su postura. Más tarde, fue Conway la receptora de las críticas al decir que Spicer estaba utilizando "hechos alternativos", una frase que se volvió viral en redes sociales.