Moscú (CNN) - Dmitry Dokuchaev —un funcionario del Servicio Federal de Seguridad (FSB, por sus siglas en ruso), la agencia de inteligencia rusa— es uno de los varios hombres nombrados en el dictamen del Departamento de Justicia de Estados Unidos en conexión con una conspiración para asaltar la red de Yahoo.

Pero al parecer, el hombre ya está tras las rejas en la prisión de alta seguridad de Lefortovo en Moscú. Un hombre con el nombre de Dmitry Dokuchaev, junto a otras tres personas, fue arrestado en Moscú el pasado mes de diciembre. Los cuatro son acusados de traición “en nombre de Estados Unidos”, según un abogado involucrado en el caso.

LEE: Acusan a dos espías rusos del hackeo masivo de Yahoo, anuncia el Departamento de Justicia

Lefortovo, un sombrío complejo de piedra beige rodeado por altos muros de concreto, no está lejos de la Corte Criminal de Moscú, donde los cuatro hombres eventualmente enfrentarán un juicio.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Dokuchaev trabajó para el Centro de Seguridad de Información del FSB, también conocido como Centro 18. Igual que el hombre que fue arrestado en diciembre. Parece poco probable que pueda haber dos Dokuchaevs de la misma edad y con los mismos antecedentes, aunque el Departamento de Justicia dice que no puede confirmar si se trata del mismo individuo.

El Centro 18 investiga cibercrímenes y crímenes de alta tecnología; es como los ojos y los oídos del gobierno ruso en temas de hackeo.

La acusación asegura que Dokuchaev y otro funcionario de la FSB, Igor Sushchin, “protegieron, dirigieron, facilitaron y les pagaron a sus co-conspiradores para recoger información a través de intrusiones informáticas en Estados Unidos y en otros lugares”.

El Departamento de Justicia reveló la identidad de Dokuchaev el 15 de marzo de 2017.

Antes de que se uniera a la FSB, Dokuchaev se había vuelto un experto hacker, y había escrito muchos artículos sobre el tema, incluyendo varias guías de “cómo hacer”. Era un contribuyente en la revista Hacker en la que escribió una pieza llamada “Cómo hacer un buen botín”, en el que dice: “Hay una manera de hacer riqueza, de empezar tu propio negocio en la web. En uno o dos años y tal vez ahorrarás lo suficiente para comprar una villa en el mar Mediterráneo”.

Junto a Dokuchaev, Sergei Mikhailov, subsecretario del Centro 18 del FSB, también fue arrestado en diciembre. Según medios rusos, fue sacado de una reunión con una bolsa en su cabeza.

Mikhailov y Dokuchaev fueron acusados de “traicionar su juramento y trabajar con la CIA”, según la agencia estatal rusa Interfax.

Otro arrestado fue Ruslan Stoyanov, uno de los más comprometidos ciberexpertos de Rusia. Stoyanov era la cabeza del equipo de investigación de incidentes informáticos en la firma de seguridad Kaspersky Lab. Había trabajado en esa compañía desde 2012.

En San Petersburgo, Ivan Pavlov representa a uno de los acusados. Pavlov ha sido un abogado defensor en varios juicios de traición y no tiene duda de lo que está en juego. En este caso, la traición involucra espiar para Estados Unidos, dice.

“Es muy peligroso para todos los participantes. No solo para los acusados y los abogados, sino además para los investigadores”, le dijo Pavlov a CNN. “Es un caso muy, muy peligroso, incluso para periodistas”.

CNN obtuvo documentos relacionados con audiencias en la corte sobre este caso, en el que se nombran a los cuatro acusados. Pero Pavlov cree que un juicio completo, que podría ser llevado en secreto, podría ser realizado en al menos un año.