(CNN Español) - Jesús Jhonathan Diago es uno de los héroes anónimos de la tragedia de Mocoa, la ciudad en el suroeste colombiano destruida por una mortal avalancha ocurrida el pasado 1 de abril.

Desde hace dos años Diago, de 33 años, era voluntario de la Defensa Civil Colombiana, según la página de ese organismo; él vivía en el barrio La Esmeralda, de la capital de Putumayo, que prácticamente desapareció bajo el lodo.

Cuando la lluvia inclemente azotó y los ríos rebosaron su caudal, Diago comenzó por ayudar a su familia, según les contó a medios locales Julio Erazo, uno de sus compañeros de la Defensa Civil: le salvó la vida a su mamá, a sus dos hijos, a su esposa, pero fue cuando volvió por el último de sus sobrinos cuando la avalancha los arrastró y acabó con sus vidas, dice Erazo.

"Lamentablemente con el último sobrino fue que… se fue con él”, relató a Noticias Caracol, Julio Erazo, amigo de Diago y voluntario de la Defensa Civil.

“Tuvimos información de que alguien vio cuando la avalancha se lo llevó. Llevaba al sobrino abrazado y así fue como se lo encontró a él: con el sobrinito”, añade.

Diago pasó a hacer parte de la lamentable lista de más de 290 muertos que hasta el momento deja la avalancha. Más de 300 heridos han sido reportados y la tragedia deja al menos 332 de damnificados, según el presidente de Colombia Juan Manuel Santos.

Sus compañeros le rindieron homenaje al héroe fallecido a través de sus cuentas de Twitter y dicen sentirse orgullosos de este “héroe y ángel”.

“Orgullosos nos sentimos por su única y excelente labor en estos dos años de servicio en la Oficina Operativa de la Defensa Civil en Putumayo”, dijo el organismo de socorro en su página web.

Colombia sigue atendiendo la emergencia humanitaria provocada por la avalancha que casi que desapareció a esta ciudad colombiana.

El presidente Juan Manuel Santos declaró el estado de calamidad pública para poder agilizar las labores de rescate, ayuda y reconstrucción y aseguró que el gobierno entregará subsidios de arriendo para damnificados por 750.000 pesos mensuales (unos 262 dólares) durante 3 meses, mientras se construyen nuevas viviendas para los afectados.

También confirmó que a la zona afectada por la tragedia ya llegaron 4.000 kits de aseo, 1.000 ayudas alimentarias y 3.000 colchones.

El Ministerio de Salud de Colombia, por su parte, envió 500 kilos de medicamentos, insumos médico-quirúgicos, 5 mil litros de agua potable y una carpa hospital, e instaló tres albergues temporales como puestos de salud, para atender a los heridos.