(CNN) - Un hombre arrestado bajo sospecha de terrorismo después del ataque del viernes en Estocolmo, Suecia, es de Uzbekistán, una república en el centro de Asia, y ya había sido detectado por los servicios de inteligencia, dijeron este sábado las autoridades suecas.

Las sospechas sobre el detenido han aumentado durante el curso de la investigación, dijo Dan Eliasson, jefe de la Policía sueca en una conferencia de prensa.

La policía investiga un "dispositivo" hallado en el vehículo usado en el ataque, dijo.

"Confirmamos que hallamos un dispositivo que no debería estar ahí. Ahora estamos investigando su contenido", dijo Eliasson. "Ya sea que se trate de una bomba clásica o algún tipo de dispositivo inflamable, ahora es un asunto para nuestros análisis".

El fiscal Hans Ihrman dijo que el detenido era un hombre de 39 años de Uzbekistán.

La Policía difundió una imagen del presunto atacante.

El ataque del viernes en el corazón de la capital sueca mató a cuatro personas y dejó heridas a unas 15 más.

Más temprano, la televisora pública sueca SVT reportó que una bolsa de explosivos no detonados fue hallada en el camión, que fue robado minutos antes del ataque mientras hacía una entrega a un restaurante. El atacante aparentemente sufrió quemaduras causadas por los explosivos, que no funcionaron correctamente, dijo SVT.

Una cacería humana fue lanzada inmediatamente después del ataque. El sospechoso fue detenido en horas de la mañana del sábado en Marsta, una localidad a 30 minutos al norte de Estocolmo cerca del principal aeropuerto internacional del país.

El sujeto había aparecido en reportes de inteligencia previos desde el año pasado, dijo Anders Thornberg, jefe del Servicio de Seguridad, durante la conferencia. No obstante, los servicios de seguridad no pudieron confirmar la información de inteligencia, por lo que el sujeto no estaba en el radar, dijo.

Eliasson dijo que veía claras similitudes con el ataque de Londres del mes pasado, en el que un hombre atropelló peatones con su auto en el puente de Westminster antes de acuchillar fatalmente a un policía afuera del Parlamento británico.

'No tenemos miedo'

Este sábado, el rey Carl XVI Gustaf expresó sus condolencias a los familiares y amigos de las víctimas.

Hablando afuera del palacio real en Estocolmo, Gustaf dijo que la nación esta "sacudida", pero urgió a la gente a buscar la paz.

"Hemos experimentado otros actos de violencia antes y hemos sobrevivido", dijo. "También sobreviviremos ahora... Suecia es -lo ha sido por mucho tiempo- y continuará siendo un país pacífico y seguro".

Decenas de personas acudieron cerca del sitio del ataque el sábado, donde dejaron ofrendas de flores.

El primer ministro Stefan Lofven, quien también acudió al lugar, dijo: "El objetivo es supuestamente que nos asustemos, pero Suecia ha mostrado su mejor rostro. Esa es una fortaleza que nadie nos puede quitar".