CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

¿Tienen algo que ver los disturbios en Suecia con las declaraciones de Trump?

Por Ivan Watson, Lauren Said-Moorhouse

(CNN) — Disturbios estallaron en un vecindario predominantemente inmigrante de Estocolmo el lunes por la noche mientras residentes se enfrentaban con agentes de policía y incendiaban vehículos, dijo la policía sueca.

Los oficiales se vieron obligados a pedir refuerzos cuando una multitud comenzó a concentrarse en el suburbio de Rinkeby durante el arresto de un sospechoso, según un comunicado de la policía de Estocolmo.

El jefe de la policía regional de Estocolmo, Ulf Johansson, dijo que los enfrentamientos pueden haber sido el resultado de su “mayor presión sobre los criminales en la zona”.

Los enfrentamientos se producen días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, sugirió que los inmigrantes en Suecia tenían la culpa de un aumento de la delincuencia en todo el país.

En los últimos años, Suecia ha acogido a más refugiados per cápita que cualquier otro país europeo, lo que ha alimentado las tensiones y causado un aumento en el sentimiento antiinmigrante.

Tiros de advertencia disparados por la policía

El lunes por la noche en Rinkeby, varias personas arrojaron piedras a la policía, golpeando a un oficial en el brazo. A medida que la situación aumentaba, la policía hizo disparos de advertencia para dispersar a la multitud y disparó contra un manifestante, dijo un portavoz de la policía a Ivan Watson, de CNN.

Más disturbios estallaron más adelante en la tarde, causando daños a los locales comerciales y hubo saqueos. Un portavoz de la policía dijo que 10 autos habían sido incendiados, pero que la orden y la seguridad habían sido restauradas a medianoche.

Un equipo de CNN en el área el martes vio evidencia del daño: las puertas de la estación de metro de Rinkeby habían sido destrozadas, y otras ventanas rotas estaban cubiertas con láminas de plástico temporales, pero los autos quemados ya habían sido retirados.

El área es conocida por su gran población de inmigrantes, pero también por altos niveles de desempleo, dijo Watson.

Las autoridades han puesto en marcha una investigación sobre los disturbios.

“Por supuesto que es muy grave que los agentes de policía sean atacados cuando hacen su trabajo”, dijo Johansson.

Añadió: “Pero puedo asegurar que resistiremos y no nos vamos, sino que intensificamos nuestro trabajo”.

Grandes disturbios en 2013

En una declaración por correo electrónico a CNN, la policía sueca dijo que aunque los disturbios como los del lunes por la noche son inusuales, no es la primera vez que hay malestar en Rinkeby.

En 2013, hubo disturbios a gran escala durante una semana en la capital sueca, con pandillas incendiando escuelas y una comisaría.

En 2015, más de 160.000 personas —muchas de Iraq, Siria y Afganistán— llegaron a Suecia en busca de asilo.

El país concedió asilo a 101.025 refugiados —alrededor del 1% de la población total— de 2012 a 2015.

En enero de 2016, una mujer de 22 años fue asesinada en el centro de asilo donde trabajaba, lo que llevó a presionar al gobierno para que frenara el número de migrantes que ingresan al país.

Trump vincula a migrantes y delincuencia

En un evento en Florida el sábado, el presidente de los Estados Unidos comentó: “Mira lo que está pasó anoche en Suecia, Suecia, ¿quién creería esto?, Suecia, tomaron en gran número, tienen problemas como nunca pensaron”.

Sin embargo, un exembajador de Estados Unidos dijo a CNN que el país está perfectamente seguro sin importar la afluencia de refugiados en los últimos años.

“La tasa de criminalidad no se ha disparado”, dijo Azita Raji a Chris Cuomo de CNN, citando datos que muestran una débil correlación entre el terrorismo y las migraciones.

Las declaraciones de Trump dejaron a muchos residentes suecos desconcertados.

Djamel Zeghachov, un conductor en Estocolmo, dijo a CNN: “Estábamos como, ¿qué pasó ahora? ¿Alguien ha robado nuestras albóndigas? La gente se reía de ello”.

Con información de Hames Masters de CNN