(CNN) - En algunos aspectos, comer huevos es muy bueno para ti.

Primero que todo, son un alimento lleno de nutrientes. Contienen proteína de alta calidad, lo que implica que los huevos ofrecen los nueve aminoácidos esenciales que no pueden ser producidos por los humanos y por lo que deben provenir de nuestra dieta.

La proteína en los huevos puede ayudar a desarrollar y mantener músculo, así como a disparar la sensación de saciedad, ambas cosas muy importantes para el control del peso.

Los huevos son también una de las pocas fuentes de vitamina D y del nutriente colina, que puede ayudar a proteger contra defectos de nacimiento en los infantes. Contienen vitamina A, vitamina B12, riboflavina (B2) y el antioxidante selenio, así como luteína y zeaxantina, que ayudan a mantener nuestros ojos sanos.

La mayor parte de las calorías, vitaminas y minerales de los huevos se encuentran en la yema.

LEE: Dos huevos al día, el secreto para vivir 117 años

Pero, ¿y el colesterol? Es cierto que los huevos son altos en colesterol dietético, que también se encuentra en la yema, pero son bajos en grasa saturada, que es el mayor culpable de elevar el colesterol en la sangre.

Debido a esto, los huevos reciben luz verde en la Guía Dietética 2015-2020 en Estados Unidos.

De hecho, un reciente metaanálisis detectó que un mayor consumo de huevos (más de uno al día) no está asociado con el incremento del riesgo de enfermedad coronaria del corazón o ataque. Y un estudio finlandés de 2016 a más de 1.000 hombres concluyó que el consumo de huevo o el colesterol no están asociados con el incremento del riesgo de enfermedad coronaria arterial, aun en aquellos que están genéticamente predispuestos a experimentar un efecto más fuerte del colesterol dietético sobre el colesterol en la sangre.

Lo que es más probable que afecte a tu salud es cómo están preparados los huevos, así como los alimentos con los que los combines. Un huevo grande pochado tiene 71 calorías y 2 gramos de grasa saturada, y un omelet hecho con espinacas y una yema también es una buena opción. Pero un plato de huevos benedictinos con tocino y salsa holandesa tiene cerca de 800 calorías y 26 gramos de grasa saturada.

Así que siéntete libre de disfrutar los huevos, pero cuida con qué los comes. Y balancéalos con otros alimentos saludables ricos en fibra como las frutas, vegetales y granos.

Lisa Dryer es nutricionista, autora y periodista de salud