CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-galleryuEA04-playlist

Sigue la cobertura

Siria

Un fotógrafo se derrumba tras intentar salvar a un niño sirio

Por Donie O'Sullivan, Hamdi Alkhshali, Waffa Munayyer, CNN

De vez en cuando, una fotografía interrumpe la inercia de la guerra en Siria y atraviesa el corazón de los espectadores.

  • Advertencia: esta nota contiene imágenes fuertes que pueden resultar perturbadoras

Ocurrió en 2015 con una imagen del cuerpo sin vida de Alan Kurdi, boca abajo en una playa de Turquía, que se ahogó en el Mediterráneo huyendo de la guerra.

Sucedió el año pasado cuando un fotógrafo capturó al pequeño Omran Daqneesh sentado en una ambulancia, su cuerpo ensangrentado y polvoriento después de que su casa fue bombardeada en Aleppo.

Y sucedió otra vez el fin de semana pasado, cuando una bomba golpeó una caravana de autobuses que llevaban evacuados de aldeas sirias asediadas, matando a 126 personas.

El fotógrafo y activista Abd Alkader Habak estaba allí trabajando y fue golpeado brevemente por la explosión. Cuando se recuperó, comenzó a tratar de ayudar a los heridos.

"La escena fue horrible, especialmente viendo a los niños lamentarse y morir frente a uno", dijo Habak a CNN. "Así que decidí junto con mis colegas que dejaríamos nuestras cámaras a un lado y empezaríamos a rescatar a las personas heridas".

El primer niño que revisó estaba muerto.

Corrió hacia otro. Alguien le gritó que se alejara: el niño ya estaba muerto, dijeron.

Pero no lo estaba. Habak pudo ver que el muchacho apenas respiraba.

Lo levantó y comenzó a correr hacia la seguridad. Su cámara seguía grabando el caos.

"Este niño estaba firmemente sosteniendo mi mano y mirándome", dijo.

Una imagen tomada por otro fotógrafo, Muhammad Alrageb, muestra a Habak corriendo hacia una ambulancia, con el niño y su cámara en brazos.

Algareb dijo que también ayudó a algunos de los heridos, pero luego comenzó a tomar fotos.

"Quería filmar todo para asegurarse de que había responsabilidad", dijo. Además, añadió: "Me siento orgulloso de que haya un joven periodista ayudando a salvar vidas".

Habak dijo que dejó al niño herido, que debía tener sólo 6 o 7 años, en la ambulancia. No sabe si el niño sobrevivió.

Luego volvió a la escena del bombardeo para ayudar a otros. Se encontró con otro niño en el suelo. Este también estaba muerto, uno de los 68 niños muertos en el ataque.

Después de rescatar a un niño, Habak se lamenta de dolor junto al cuerpo de otra víctima.

Abatido, Habak se desplomó.

Una imagen, tomada por otro fotógrafo, lo muestra de rodillas sollozando cerca del cuerpo del niño.

"Me sentí abrumado de emoción", dijo a CNN. "Lo que yo y mis colegas presenciamos es indescriptible".

Acerca del autor