(CNN Español) - Dieciocho días después de la avalancha de lodo y piedras que dejó más de 320 muertos y 300 heridos y destruyó a varios barrios de Mocoa, esa ciudad del sur de Colombia comienza a volver a la vida, comienza a recuperarse.

Este martes, durante un Consejo de Ministros realizado en Mocoa, el presidente Juan Manuel Santos reconoció que eso no sería posible sin el apoyo de todos los colombianos. “Esto demuestra que cuando queremos, podemos; que cuando nos unimos, logramos resultados importantes”, dijo en una rueda de prensa que fue transmitida en línea.

La unión a la que se refiere es la de las donaciones de personas y de empresas privadas, así como organizaciones internacionales y otros gobiernos, que desde el mismo 1 de abril se volcaron a ayudar a las víctimas, ya fuera con dinero o en especie.

Un joven transporta un colchón en medio de los escombros que dejó el paso de la avalancha causada por fuertes lluvias en Mocoa, capital del departamento de Putumayo, el 4 de abril de 2017. (Crédito: LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

El Gobierno habilitó ese día una única cuenta para recibir efectivo desde Colombia y desde cualquier otro país y la Cruz Roja y entidades como Unicef –en el caso de los niños– se encargaron de coordinar el recibimiento de donaciones en especie, que se cerraron el pasado 13 de abril. Según Santos, en este momento hay donaciones en especie suficientes para Mocoa, ahora el reto es administrarlas correctamente.

Mira aquí el más completo especial multimedia sobre la tragedia en Mocoa, con artículos, fotos y videos

Sin embargo, en los últimos días, varios usuarios de redes sociales se han preguntado qué ha pasado con el dinero donado, que de acuerdo con el Gobierno ya llegó a los 9.830 millones de pesos (unos 3,4 millones de dólares). Eso, sin sumar las donaciones de gobiernos extranjeros, como China, España, Italia y Emiratos Árabes Unidos, organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo o multinacionales como Coca Cola, que ascienden a 9 millones de dólares.

Ante las críticas y los comentarios, Santos ha dicho que el dinero donado por personas será utilizado en la mayor necesidad que ahora tienen los afectados por la tragedia: la construcción de viviendas propias. En el Consejo de Ministros de este martes, de hecho, el presidente se comprometió a que dentro de cuatro meses comenzará la entrega de las primeras 300 de esas viviendas, además de un centro de desarrollo infantil.

Por su parte, el secretario de la Presidencia, Alfonso Prada, ha salido al paso asegurando que no es justo que los colombianos afirmen que se han robado ese dinero, pues todavía ni siquiera ha sido utilizado.

CNN en Español ha tratado de comunicarse desde hace un par de días con Prada, pero ha resultado imposible. Sin embargo, en declaraciones a la emisora RCN Radio este lunes, el funcionario aseguró que respecto de las donaciones de gobiernos extranjeros y organismos internacionales, la Presidencia todavía está analizando los distintos frentes en los que se invertirá ese dinero.

“Nos causó algún tipo de impacto el hecho de que se cuestione el adecuado manejo de unos recursos que todavía ni siquiera nos hemos gastado, están en las cuentas y estamos definiendo sobre la base de inversión de mediano y largo plazo exactamente en qué se van a invertir, para garantizar veeduría ciudadana y gran participación de la comunidad en el manejo de estos recursos”, le dijo Prada a RCN Radio.

En el Consejo de Ministros realizado este martes en Mocoa entre el presidente Juan Manuel Santos y todo su gabinete, el balance fue copioso: más de 11 mil niños volvieron a clases este lunes, el servicio de energía eléctrica ha sido restablecido en el 97% de la ciudad, diariamente se distribuyen 1 millón 300 mil litros de agua y ya llegaron los primeros tubos para la construcción del acueducto, el plan para evitar epidemias terminó con la vacunación de 50 mil personas, se ha apoyado a 151 viviendas con la remoción de lodo y escombros, han entregado cerca de 2.300 subsidios de arrendamiento y la maquinaria especializada destapó 100 de las 142 cuadras de la ciudad que resultaron afectadas por la avalancha.

Cifras alentadoras en medio del inmenso dolor causado por una tragedia que varios expertos han dicho se había anunciado y hubiera podido evitarse.

LEE: ¿Qué tienen que ver la deforestación y la urbanización con la tragedia de Mocoa?