(CNN) - El gobernador de Texas, Greg Abbott, firmó este domingo un proyecto de ley que prohibiría ciudades santuario en su estado.

El proyecto de ley que Abbott firmó y transmitió Facebook Live este domingo por la noche, establece sanciones penales y civiles para las entidades del gobierno local y la policía que no cumplan con las leyes de inmigración y las solicitudes de detención.

La nueva medida sancionaría a las entidades gubernamentales hasta por 25.500 dólares por cada día en que se viole la ley.

También resultaría en un cargo menor para alguaciles, jefes de policía y policías que no cumplen con las solicitudes de detención y en la destitución de funcionarios elegidos y designados, dijo la oficina de Abbott.

"Como gobernador, mi máxima prioridad es la seguridad pública, y este proyecto de ley promueve ese objetivo al mantener a los criminales peligrosos fuera de nuestras calles", dijo Abbott en un comunicado de prensa.

"Es inexcusable liberar de la cárcel a individuos que han sido acusados ​​de crímenes atroces como agresión sexual contra menores, violencia doméstica y robo", añade.

La medida entra en vigor el 1 de septiembre, según la oficina del gobernador.

Este domingo, el gobernador Abbott dijo a los televidentes que las políticas clave del proyecto de ley de Texas ya habían sido probadas y aprobadas por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

La reacción de México

La Secretaría de Relaciones Exteriores lamentó la ley "por los efectos negativos que podría tener en la comunidad mexicana y de origen mexicano que vive y visita el Estado de Texas", afirma un comunicado emitido este lunes.

"La Cancillería manifiesta su preocupación respecto de la ley SB4 porque contiene elementos que podrían ser lesivos para los derechos de las personas mexicanas y de origen mexicano que viven en ese estado, y que representan cerca de una tercera parte de su población total", añade.

'Esta no es la Texas que conozco'

Ciudad santuario es un término amplio aplicado a jurisdicciones con políticas establecidas para limitar la cooperación o la participación con las acciones federales de inmigración. Muchas ciudades, condados y algunos estados de los Estados Unidos tienen una miríada de políticas y leyes informales que califican como posiciones de "santuario".

La Unión Americana de Libertades Civiles de Texas dijo que el proyecto de ley -que se denomina "medida de muéstreme sus papeles" – "alienta a la discriminación racial por parte de agentes de inmigración sin formación" y "elimina a los representantes democráticamente elegidos del cargo si no cumplen".

"Este no es la Texas que conozco", dijo Terri Burke, director ejecutivo de la ACLU de Texas en un comunicado de prensa. "Esta legislación racista y equivocada ignora nuestros valores, pone en peligro nuestras comunidades y arruina nuestra reputación de Estado libre y acogedor".

La comisaria del condado de Travis, Sally Hernández, dijo que era "lamentable que el miedo y la desinformación" le permitieran el paso a la ley.

El condado de Travis es la única jurisdicción en Texas con una política activa que restringe la cooperación policial con funcionarios federales de inmigración.