(CNN Español) - En medio de la escalada de tensiones diplomáticas entre La Paz y Santiago, el gobierno de Bolivia decidió enviar un grupo élite conformado por integrantes de varias fuerzas para frenar el contrabando en la frontera común, según informó el Ministerio de Defensa esta semana.

El grupo , conformado por personal del Ejército, de la Fuerza Aérea y de la Armada Nacional, se desplazó hace unas semanas a la frontera con Chile para fortalecer la lucha contra el contrabando, informó el diario estatal Cambio.

La Compañía Conjunta de Fuerza Antiterrorismo y Antisubversión F10 se desplazó a la misma región donde a mediados de marzo un grupo de nueve bolivianos (dos militares y siete trabajadores de la Aduana) fueron arrestados por las autoridades chilenas, un evento que ha enfriado aún más las relaciones diplomáticas entre ambos países.

La detención de los bolivianos —que fueron acusados de varios delitos por la justicia de Chile— ha generado un sinnúmero de acciones por parte del gobierno de Bolivia, entre ellas un 'tuitazo mundial' pidiendo su liberación y hasta una petición al papa Francisco firmada por Evo Morales para que los libere.

Imagen de archivo. En esta foto aparecen miembros del ejército de Bolivia durante una marcha militar en La Paz. (Crédito: AIZAR RALDES/AFP/Getty Images)

Esta fuerza élite está preparada para cumplir “misiones de alto riesgo” en la “conflictiva” zona fronteriza, según explicó este miércoles el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, citado por el diario el diario La Razón.

Según Ferreira este grupo de militares tienen formación en labores de inteligencia “con capacidad de instalación rápida y de alta efectividad” cuyo objetivo es adelantar trabajos contra el contrabando en 32 de los 112 pasos fronterizos hacia Chile, dice el diario estatal Cambio.

“La F10 operará a un kilómetro de la frontera con Chile para evitar cualquier incidente”, agrega Cambio.

Chile: ‘Bolivia tiene que ser prudente’

El gobierno de Chile dijo que aunque la decisión de Bolivia es soberana, se trata de una “acción delicada”.

Así habló el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, en declaraciones a la prensa este miércoles antes de emprender su viaje hacia Indonesia donde realiza una visita de Estado junto a la presidenta Michelle Bachelet.

“No quisiéramos que esto escalara a algo peligroso. La frontera es una frontera estable, la de Chile y Bolivia, que está normada por el tratado de 1904 y existen mecanismos de cooperación entre los dos países para combatir el crimen organizado, de modo que yo creo que hay que recomendar prudencia al gobierno boliviano en estos momentos”, dijo Muñoz.

Entre tanto el presidente de Bolivia, Evo Morales, salió en defensa de su decisión y dijo que el envío de la fuerza élite “no es ninguna agresión” ni contra el pueblo chileno ni contra su gobierno y que su fin es luchar contra el contrabando.

“Recordemos qué hace Chile cada año hasta dos veces: hace fuerzas o ejercicios de fuerzas combinadas frente al ejército chileno o las fuerzas militares de Estados Unidos en las fronteras con Bolivia. Eso sí podemos entender que es una agresión geográfica”, añadió Morales en una rueda de prensa este miércoles desde La Paz.

‘No es una novedad’

Para Miguel Navarro, director de la Cátedra de Relaciones Internacionales de la Asociación Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos, el envío de tropas a la frontera por parte de Bolivia no es nuevo, pero la novedad es que las tropas sean parte de un cuerpo élite.

“Yo creo que más que nada hay que verlo como un mensaje de carácter político, más allá de cualquier consideración de orden militar”, le dijo Navarro a CNN Chile.

“Bolivia tiene fuerzas militares desplegadas en la frontera, de modo que ese envío a la frontera militar no sería algo nuevo, pero lo que es nuevo es la circunstancia de que sea un grupo militar de élite y que esto haya sido publicitado de la manera que lo ha hecho el gobierno boliviano".

Entre tanto el canciller de Chile dijo que su país estará vigilante ante esta situación y que seguirá protegiendo sus intereses.

“Lo importante es mantener una actitud prudente y no escalar a algo que pudiera ser peligroso”, afirmó.