(CNN) - Mientras la policía custodiaba dos multitudes opuestas, un equipo de trabajadores retiraba de su pedestal la estatua del expresidente de la Confederación Jefferson Davis antes del amanecer de este jueves en Nueva Orleans, la más reciente movida en un plan para desmontar cuatro monumentos confederados en la ciudad.

Este es el segundo monumento de este tipo en ser retirado luego de que el consejo de Nueva Orleans votara por eliminar cuatro puntos de referencia en 2015. Después de años de acalorados debates y batallas legales, una serie de decisiones de la corte pavimentaron el camino para que la ciudad pudiera reubicar los cuatro monumentos.

LEE: Inician funerales en Charleston; banderas confederadas son retiradas en varios estados

Docenas de personas —una multitud de partidarios del monumento, y otra multitud que apoyaban que fuera retirado— se reunieron alrededor de la estatua de Davis este jueves antes de que la quitaran de su pedestal, a veces gritando insultos y amenazas al otro bando. La policía separó a los grupos con barreras.

Mientras la estatua era removida poco después de las 5 a.m. hora local, aquellos que querían que fuera removida aplaudían y cantaban el coro de la canción “Na Na Hey Hey Kiss Him Goodbye”. Una persona sostenía un cartel que decía “ya era hora”. Los partidarios del monumento en el lugar observaban en silencio y algunos sostenían banderas confederadas.

Más temprano, algunos partidarios coreaban ‘Presidente Davis’; y un hombre saludaba la estatua.

LEE: Grupo supremacista blanco califica de "horrendo" el ataque en Charleston

No estaba claro cuánto tiempo le tomaría a los trabajadores quitar la estatua del pedestal.

Esas estatuas en Nueva Orleans son parte de una controversia alrededor de los símbolos confederados, que según dicen algunos, representan esclavitud e injusticia racial. Los partidarios de estos símbolos dicen hacen parte del patrimonio.

El tema se volvió especialmente prominente luego de la masacre de nueve feligreses negros en una iglesia en Charleston, Carolina del Sur, por un  hombre que se describía como supremacista blanco, en 2015.

Partidarios del monumento de Davis ondearon banderas de la Confederación y de Estados Unidos este jueves en la mañana antes de que la estatua fuera removida.

“Esos monumentos se han situado allí no como marcadores históricos o educativos de nuestro legado de esclavitud y segregación, sino como celebración de ello”, dijo el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu en un comunicado.

“Poner literalmente la confederación en un pedestal en algunos de nuestros lugares públicos más prominentes no es solo un reflejo impreciso de nuestro pasado, sino que es una afrenta a nuestro presente y una mala prescripción de nuestro futuro. No deberíamos tener miedo de confrontar y reconciliarnos con nuestro pasado”, agrega el comunicado.

El alcalde dijo en su cuenta de Twitter que retirar la estatua es un camino hacia la reconciliación.

Una estatua de 1911

La estatua del presidente Davis fue levantada en una columna de unos 3,6 metros y representaba al presidente de la Confederación con su brazo derecho extendido, elevada en una calle que también fue nombrada por él. Davis vivió en Nueva Orleans luego de la Guerra Civil y murió allí en 1889. La estatua fue dedicada en 1911.

En 2004, las palabras “dueño de esclavos” fueron pintadas en la base del monumento.

La oficina del alcalde Landrieu no ha revelado cuándo se retirarán los otros dos monumentos.

La alcaldía dijo que la ciudad ha obtenido financiación privada para quitar los monumentos. Landrieu dijo que las estatuas serán almacenadas mientras que la ciudad encuentra un lugar adecuado para ponerlas, por ejemplo, un museo.

- Nicole Chavez y Emanuella Grinberg de CNN contribuyeron con este reporte.