(CNN) - Las autoridades estadounidenses han negado vehementemente las versiones de que el presidente Donald Trump compartió información altamente clasificada sobre una fuente de inteligencia con el ministro ruso de Exteriores y con el embajador de Rusia en EE.UU. durante una reunión en la Casa Blanca, la semana pasada.

Dos exfuncionarios con conocimiento de la situación confirmaron a CNN que los puntos principales del reporte del diario The Washington Post son ciertos: el presidente compartió información clasificada con el canciller ruso Sergey Lavrov.

El presidente directamente no reveló la fuente de la información, pero funcionarios de inteligencia le dijeron a CNN que hay preocupación de que Rusia pueda descifrar quién es la fuente.

Así es como la Casa Blanca ha respondido a las explosivas acusaciones hasta el momento:

H.R. McMaster, asesor de Seguridad Nacional de EE.UU.

"No hay nada que el presidente tome más en serio que la seguridad del pueblo estadounidense. La historia que salió esta noche, según lo informado, es falsa.

"El presidente y el ministro de Asuntos Exteriores examinaron una serie de amenazas comunes a los dos países, así como amenazas a la aviación civil. En ningún momento, en ningún momento, se discutieron fuentes o métodos de inteligencia. Y el presidente no reveló ninguna operación militar que no fuera ya conocida públicamente".

Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU.

"Durante la reunión del presidente Trump con el canciller Lavrov, se discutieron una amplia gama de temas, entre los cuales estaban los esfuerzos y las amenazas comunes en materia de lucha contra el terrorismo. Se discutió sobre la naturaleza de amenazas específicas, pero no discutió las fuentes, métodos u operaciones militares".

Dina Powell, asesora adjunta de Seguridad Nacional

"Esta historia es falsa. El presidente sólo discutió sobre las amenazas comunes que enfrentan ambos países".