(CNN Español) - Luego de que se diera a conocer que el dirigente opositor venezolano Leopoldo López salió de la cárcel de Ramo Verde y fue puesto en prisión domiciliaria, la familia de López, políticos venezolanos y de otros países y diferentes organizaciones internacionales reaccionaron a través de las redes sociales.

Lilian Tintori, esposa de López, dijo que este es "un paso más por la libertad y la paz de Venezuela".

Luis Almagro, secretario general de la OEA, saludó la liberación de López y agregó que "solo es un primer paso".

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Julio Borges, dijo que la salida de López de la cárcel "da más fuerza al pueblo venezolano para seguir luchando en la calle".

El diputado Henry Ramos Allup también dijo que el arresto domiciliario de López "debe ser un avance hacia la libertad plena.

Los opositores Henrique Capriles y María Corina Machado mostraron su satisfacción por la salida de López de la cárcel.

Pero las reacciones también se suceden fuera de Venezuela.

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un comunicado celebrando la noticia y señalando que este es un primer paso significativo "en la dirección correcta por parte del gobierno de Venezuela". También aprovechó para reiterar su llamado a que a López se le devuelvan completamente su libertad y sus derechos políticos. "El señor López es sólo uno de más de 400 presos políticos que están siendo rastreados hoy en Venezuela por (la organización) independiente Foro Penal", agregó.

Amnistía Internacional (AI) aseguró que su traslado de la cárcel a un "arresto domiciliario debe ser un primer paso para revertir la política del gobierno venezolano de reprimir a todas aquellas personas que desacuerdan con ellos".

Érika Guevara, directora para las Américas de AI, exigió su "inmediata e incondicional liberación" y dijo que "ver a Leopoldo López fuera de prisión es una buena noticia, pero intercambiar una cárcel por otra no es suficiente. Ser sujeto a arresto domiciliario significa que Leopoldo continúa privado de su libertad".

El director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, sostuvo que la salida de López de la cárcel es una señal de que las masivas protestas en Venezuela están teniendo un impacto. Sin embargo, recordó que el líder opositor "no está libre. Se encuentra bajo arresto domiciliario y otros cientos de presos políticos siguen detrás de las rejas".

El expresidente de Estados Unidos Bill Clinton se pronunció a través de su cuenta de Twitter y dijo estar contento por el hecho de que López pueda reunirse con su familia. Según Clinton, "él y otros presos políticos en Venezuela merecen su libertad".

El presidente de México Enrique Peña Nieto aseguró en su cuenta de Twitter que el traslado de Leopoldo López a su casa "es una buena señal".

En la misma línea, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que se trataba de una buena noticia e insistió en el diálogo y la solución pacífica.

Previamente, la Cancillería colombiana celebró la noticia.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, también saludaron la noticia.

Así mismo, el presidente de Perú Pedro Pablo Kuczynski expresó su alegría y dijo que anhela que López pueda recuperar "plenamente" su libertad.

Por su parte, el mandatario de Paraguay Horacio Cartes celebró la reunificación de Leopoldo López con su familia.

El presidente de Guatemala Jimmy Morales también envió un mensaje manifestando que estaba "complacido" con la noticia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile emitió un comunicado asegurando que el gobierno del país "valora la decisión" del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de concederle el arresto domiciliario a Leopoldo López. También señaló que espera que esta medida se traduzca en la liberación definitiva del líder y que sea un paso hacia el diálogo entre el gobierno y la oposición "con miras a un acuerdo que permita la normalización del orden constitucional democrático".

El expresidente chileno Sebastián Piñera también comentó la noticia.