(CNN) - Después de haber sido castigada con una multa, la aerolínea española Iberia decidió que dejará de pedirles pruebas de embarazo a las mujeres que aplican a sus empleos.

Iberia es la compañía aérea bandera de España y su requisito de solicitar pruebas de embarazo para empleos de tripulación en cabina –así como las razones argumentadas para hacerlo– fue ampliamente ridiculizado como sexista.

La aerolínea sostuvo que las pruebas fueron aplicadas para proteger a las mujeres de los posibles riesgos para su embarazo.

Según Iberia, el personal de cabina que se encuentra en estado de gestación es relevado de sus deberes de vuelo tan pronto como se conoce esta condición y no se le asignan tareas que puedan poner en peligro la salud de sus bebés.

Cambio de política

Sin embargo, las autoridades de Mallorca no le 'dieron vuelo' a este argumento. El departamento de trabajo del gobierno regional multó a la aerolínea con 29.000 dólares por discriminación de género.

"Dada la polémica provocada por el actual protocolo para proteger a las mujeres embarazadas, ya no incluiremos una prueba de embarazo en el examen médico para las nuevas contrataciones", señaló en un comunicado la doctora María Teresa García Menéndez, funcionaria de la aerolínea.

Directrices del Congreso Estadounidense de Obstetricia y Ginecología revelan que, a excepción de presentar complicaciones, las mujeres embarazadas pueden viajar normalmente en avión hasta las 36 semanas de embarazo.

Otro estudio del gobierno federal de Estados Unidos encontró que el aborto espontáneo entre las asistentes de vuelo no era más común que entre las maestras.

En un comunicado de prensa, Iberia dejó claro que "nunca ha rechazado a una candidata calificada para el empleo por motivos de embarazo". Recientemente, la compañía contrató a cinco de cada seis solicitantes embarazadas para un cargo de gestión.

El 71% de las auxiliares de vuelo de Iberia son mujeres, una cifra menor al promedio estadounidense que es de casi el 76%.