(CNN) - El presidente de EE.UU. Donald Trump designó a John Kelly como su nuevo secretario general de la Casa Blanca, en reemplazo de Reince Priebus.

Priebus renunció de forma privada el jueves.

"Estoy complacido de informar que acabo de nombrar al secretario y general John F Kelly como secretario general de la Casa Blanca. Él es un gran estadounidense", dijo Trump.

Kelly es el actual secretario de Seguridad Nacional.

Reince Priebus y John Kelly (Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images)

"Reince es un buen hombre, John Kelly hará un trabajo fantástico", dijo Trump a los reporteros. "El general Kelly ha sido una estrella, ha hecho un trabajo increíble hasta el momento, respetado por todos".

La medida siguió a meses de especulaciones de que Priebus pronto sería expulsado de un gobierno en la que ha sido muy criticado por no detener las filtraciones de información y en el que ha tenido dificultad para imponer un sentido de orden en una caótica Casa Blanca acosada por las controversias.

Priebus, que fue llevado al gobierno por un presidente outsider, en gran parte debido a sus relaciones con Washington, también terminó asumiendo una gran parte de la culpa de los tropiezos legislativos de la Casa Blanca.

El expresidente del Comité Nacional Republicano se enfrentó a una tarea difícil desde el principio, mientras trataba de afrontar una mezcolanza de facciones rivales divididas por ideología y lealtad, su influencia suplantada por varios otros asesores principales —incluidos los propios familiares del presidente— que le reportan directamente a Trump y no al secretario de la Casa Blanca.

La designación de Priebus fue anunciada junto con la de Steve Bannon, el exeditor en jefe de Breitbart que fue nombrado estratega jefe. El yerno del presidente, Jared Kushner, fue nombrado asesor principal y poco después su esposa —la hija mayor del presidente— Ivanka Trump también es asesora.

Pero fue el nombramiento de Anthony Scaramucci como director de Comunicaciones el pasado viernes que provocó la fractura final de Priebus. A los pocos días de su nombramiento, Scaramucci, que se sumó a la lista de altos asesores que eludían al secretario de la Casa Blanca y le reportaban directamente al presidente, se puso ante las cámaras y sugirió que Priebus era responsable de las filtraciones de información que salían de la Casa Blanca.