Hong Kong (CNN) - Washington no buscará una acción del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas luego de la más reciente prueba de misiles de Corea del Norte, según la embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, quien asegura que "el tiempo para hablar ha terminado".

La prueba de este viernes de Corea del Norte de un misil de largo alcance que podría afectar a las principales ciudades estadounidenses fue condenada por Estados Unidos, China, Japón y Corea del Sur, y supone un replanteamiento táctico hacia Pyongyang, dada la dramática escalada de sus capacidades.

LEE: ¿Por qué China seguirá apoyando a Corea del Norte a pesar de estar en contra de su programa nuclear?

Corea del Norte "ya está sujeta a numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad que violan con impunidad", aseguró Haley este domingo.

Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas.

Fue aparentemente un reconocimiento de la embajadora de Estados Unidos en la ONU de que la crisis de Corea del Norte no podría resolverse a través de canales diplomáticos en el Consejo de Seguridad.

Analistas aseguraron que los comentarios de Haley minaron públicamente al Consejo de Seguridad, que ha estado a la vanguardia de las sanciones que han intentado contener el programa nuclear y de misiles de Corea del Norte, aunque con poco éxito.

LEE: China está reforzando su vigilancia en la frontera con Corea del Norte

"El problema es que ella hace que su labor y la de la ONU sean irrelevantes si asegura que no hay nada que podamos hacer aquí", afirmó John Delury, experto en relaciones chino-coreanas en la Universidad Yonsei de Seúl. "Entonces dejamos de escucharla y la ONU se vuelve totalmente inútil".

En vez de eso, Haley apuntó a China, diciendo que Beijing "debe decidir si finalmente está dispuesta a dar este paso vital" de desafiar a Pyongyang.

Los comentarios de la diplomática hicieron eco de los que hizo este sábado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo estar "muy decepcionado con China".

"Nuestros estúpidos líderes pasados les han permitido (a Beijing) hacer cientos de miles de millones de dólares al año en comercio, pero no hicieron NADA a nuestro favor con respecto a Corea del Norte, sólo hablar", tuiteó Trump.

En una respuesta escrita este lunes a CNN, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, no respondió directamente al mensaje de Trump, pero reiteró las posiciones de largo plazo de Beijing sobre Corea del Norte.

"China ha cumplido con su responsabilidad en promover una resolución adecuada a la cuestión nuclear de Corea del Norte y nuestros esfuerzos han sido claros para que todos puedan verlo. La cuestión no fue causada por China y su resolución requiere esfuerzos multilaterales", dijo.

LEE: ¿Qué podría frenar a Corea del Norte?

Este lunes, Trump habló con su homólogo japonés, Shinzo Abe, comprometiéndose a aumentar la presión diplomática y económica sobre Corea del Norte.

El vicepresidente Mike Pence dijo que "todas las opciones están sobre la mesa" en cuanto a Corea del Norte, mientras Estados Unidos envió dos bombarderos B-1 desde Guam en un viaje de ida y vuelta de 10 horas por la península coreana.

La prueba norcoreana de este viernes se consideró más avanzada que el misil balístico intercontinental (ICBM) lanzado el 4 de julio y marca un gran paso para un país del que se creía que era incapaz de proponer un programa serio de misiles intercontinentales.

Algunos expertos han expresado escepticismo sobre el rango total, señalando que la carga útil del misil es desconocida. Cuanto más pesada sea la carga útil, más corto será el alcance.