(CNN Español) - La destitución de la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, y su remplazo en la figura de Tarek William Saab fue criticada por los gobiernos de distintos países de la región, así como por organismos internacionales. 

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo que el organismo desconocía la destitución de Ortega y la designación de Saab.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que la destitución de Ortega era el "primer acto dictatorial de una constituyente ilegítima".

En un comunicado conjunto, la cancillería y la fiscalía mexicanas condenaron la destitución de la fiscal Ortega.

"México reitera su apoyo y solidaridad a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz y a los integrantes del Ministerio Público de Venezuela", dijo el comunicado en el que se llamó al gobierno de Venezuela a cesar "los actos de hostigamiento y uso de la fuerza pública contra las instituciones del Estado".

En tanto, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dijo que la destitución de Ortega era "un paso más en el quiebre democrático" de Venezuela.

En un comunicado, la fiscalía general de Guatemala expresó su "profunda preocupación por la grave vulneración de la independencia institucional del Ministerio Público de Venezuela" e hizo un llamado a la comunidad internacional "para accionar de manera urgente y sea garantizada la dignidad, integridad y vida" de Ortega.

Por su parte, la cancillería de Canadá condenó la remoción de Ortega y dijo que la primera acción de la Asamblea Constituyente había sido desmantelar aún más la separación de poderes y la democracia en Venezuela.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, dijo que la destitución de la fiscal era "otra prueba de la alteración del orden institucional" en Venezuela.