(CNN) - Espera un minuto. ¿No se suponía que México pagaría por el muro?

México ni siquiera fue mencionado cuando el presidente Donald Trump prometió una vez más construir el muro durante un evento de campaña (sí, se trataba de un mitin oficial de la campaña de reelección de Trump) en Phoenix la noche del martes.

La multitud, que se comió toda la carne que Trump les arrojó durante el frenético y errante acontecimiento, pareció no notarlo.

Ahora, en lugar de amenazar a México, Trump está amenazando un cierre del gobierno si el Congreso no hace que los contribuyentes estadounidenses abran sus arcas para construir el muro fronterizo.

"Y estamos construyendo un muro en la frontera sur, que es absolutamente necesario", declaró. "¡Construye ese muro! ¡Construye ese muro! ¡Construye ese muro!", la multitud le respondió.

"¡Construye ese muro!", afirmó de nuevo él. "Ahora los demócratas obstruccionistas quieren que no lo hagamos, pero créanme, si tenemos que cerrar nuestro gobierno, vamos a construir ese muro. Permítanme serles muy claro a los demócratas en el Congreso que se oponen a un muro fronterizo y obstaculizan camino de la seguridad fronteriza: están poniendo en peligro toda la seguridad de Estados Unidos. Lo están haciendo, lo están haciendo".

Dejemos de lado por ahora la increíble política arriesgada que implica la amenaza de un cierre del gobierno que la mayoría del público y un buen número de legisladores en su propio partido no creen que sea necesario. También obviemos la probabilidad de que un cierre del gobierno pueda ser contraproducente.

¿Qué tan lejos hemos llegado desde los tiempos de la campaña, cuando el entonces candidato Trump invitaba a su público a que reaccionara a su propuesta del muro fronterizo con la pregunta "¿Y quién va a pagar por ello?". "¡¡¡México!!!" respondían ellos.

Ahora, no obstante, él es presidente. Y la construcción del muro va a ser un poco más difícil de lo que prometió que sería. Y será bastante cara. De alguna manera, el grito de las multitudes cantando "¡México va a pagar por el muro!" se ha convertido en un coro que asegura que pagará por él, sólo si los demócratas los dejan.

La líder de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, rechazó la idea de que los demócratas cayeran fácilmente y dieran su bendición al muro y a su precio en un tuit este miércoles.

"El intento de @POTUS de intimidar a los contribuyentes para que financien su inmoral y costoso muro fronterizo es completamente inaceptable", dijo.

Los demócratas no son los únicos que necesitan ser convencidos.

Debe decirse que la Cámara ha aprobado 1.600 millones de dólares para comenzar a trabajar en el muro fronterizo en un proyecto de ley aprobado en julio.

Esa es una fracción de lo que se necesitará para construir el muro que Trump prometió y fue una fracción del gasto que los republicanos le dieron. No sólo los demócratas, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes tuvieron que cambiar de dirección para obtener esa financiación. Ellos lo metieron en un proyecto de defensa que de otro modo no estaría relacionado, según el reporte de CNN en ese momento por parte de Deirdre Walsh y Jeremy Herb. (¿Cuánto costará el muro? Más de 21.000 millones de dólares, según un memorándum interno del Departamento de Seguridad Nacional).

Por cierto, hay una buena probabilidad de que Trump nunca creyera que México pagaría por el muro. Una propuesta de corto plazo para un arancel del 20% sobre México causó un cierto revuelo y desde entonces ha sido retirada. Otras propuestas, como un impuesto sobre las remesas o la incautación de dinero de los carteles de la droga, son igualmente difíciles o poco prácticas.