(CNNMoney) - El presidente Donald Trump ha amenazado rutinariamente con romper en pedazos el acuerdo comercial con México.

Así que México está buscando un Plan B.

El país está duplicando el libre comercio y buscando alianzas en América Latina, que también está cambiando el tono en cuestiones de comercio.

Este año, por primera vez, 94% de los bienes se movieron libres de impuestos entre las fronteras de la Alianza del Pacífico, un bloque comercial que incluye a México, Colombia, Chile y Perú. Formado en 2011, representa la mitad del comercio en la región y cubre cerca de 200 millones de personas.

“Estamos negociando como un grupo de países que están de acuerdo sobre el libre comercio”, dijo el ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray, este miércoles en Nueva York. Videgaray habló junto a los presidentes de Colombia, Chile y el ministro de Comercio de Perú.

El canciller mexicano no puede decir lo mismo sobre Trump. La tercera ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, México y Estados Unidos, empiezan el sábado y las principales cuestiones siguen sin resolverse.

Algunos ven la alianza como una parte clave del plan de México si Trump se retira del TLCAN, también conocido como NAFTA.

“La Alianza del Pacífico es una nueva frontera que se va a seguir moviendo con o sin Estados Unidos”, dijo Sergio Guzmán, analista de Control Risk, una firma global de consultoría. “Los países están viendo a Estados Unidos, no solo retóricamente, sino por el NAFTA, como cada vez menos un socio dependiente".

La Alianza del Pacífico representa un cambio para América Latina, una región históricamente cerrada al comercio global. Los países latinoamericanos están ahora yendo en la dirección opuesta, eliminando aranceles y abriendo sus economías.

Las autoridades mexicanas viajaron a principios de este año a Brasil y Argentina para empezar las conversaciones para comprar potencialmente más soya y maíz, dos productos que México le compra casi enteramente a Estados Unidos.

México también está en negociaciones con la Unión Europea y ha coqueteado con la idea de tratados de libre comercio con China.

Desde la izquierda: Alicia Bárcena, presidenta de la CELAC; el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; el ministro de Comercio de Perú, Eduardo Ferreyros, y el ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray.

Brasil está liderando las negociaciones con la Unión Europea para llegar a un acuerdo en principio con el bloque comercial sudamericano conocido como Mercosur.

Argentina, miembro del Mercosur, sabe de los peligros de los aranceles y el proteccionismo. Con barreras en casi todos los productos durante años, Argentina fue alguna vez el lugar más caro del mundo para comprar un iPhone.

El presidente Mauricio Macri, que llegó al poder en 2015, terminó con los aranceles para computadores, tablets y otros aparatos electrónicos este año.

Los resultados: los precios de los computadores en Argentina cayeron en un 30% en julio desde hace un año y las ventas aumentaron en un 70%, según información del Ministerio de Producción de Argentina. Este país también salió de su recesión este año.

Michelle Bachelet, la presidenta de Chile, le lanzó un golpe sutil a Trump en su discurso de clausura el miércoles en un evento organizado por el Consejo de las Américas, una organización empresarial. En enero, Trump se retiró del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), un tratado comercial que no había entrado en vigor pero que Chile, México y Perú habían acordado.

Bachelet dijo que el TPP no está muerto. Sus naciones se están moviendo sin Trump.

“Es imposible pensar en el TPP como es sin Estados Unidos”, dijo Bachelet. Pero, tras destacar las próximas reuniones con los demás países que están en la alianza, añadió: “¿Qué va a pasar con el TTP? En otras palabras, ¿un nuevo TPP?… es una historia en progreso”.