(CNN) - El herpes ha estado en el mundo por mucho tiempo, por decir lo menos.

Los chimpancés antiguos pasaron genéticamente herpes oral (herpes simplex 1, o HSV-1) a los primeros seres humanos hace millones de años cuando nuestro linaje se dividió. Y casi evitamos contagiarnos de ese otro flagelo, el herpes genital (HSV-2), casi. A diferencia del HSV-1, el HSV-2 no hizo el salto a los primeros seres humanos por su cuenta.

Desafortunadamente para los seres humanos modernos, hace millones de años, un antepasado humano temprano estaba en el lugar correcto en el momento correcto para contagiarse de HSV-2. Y podría no haber ocurrido si no fuera por esa especie de mezcla de homínidos Paranthropus boisei, según un nuevo estudio en la revista Virus Evolution.

Con una estatura de 1,2 m de pie, el boisei tenía un cerebro pequeño y una cara ancha, como de plato. Es más conocido por tener dientes grandes y músculos de masticación fuertes. Un cráneo de esa especie fue apodado "Hombre Cascanueces" para estos rasgos.

Boisei actuó como el agente intermedio para el herpes genital para que saltara de especies, de primates a humanos, dicen los investigadores.

Los antiguos chimpancés, los boisei y los Homo erectus estaban todos en África hace entre 1,4 y 3 millones de años, en un área donde la evolución de los humanos modernos ocurriría. Sería fácil para ellos entrar en contacto unos con otros alrededor de fuentes de agua.

El HSV-2 en sí estaba evolucionando en el momento, y se podría propagar por vía oral.

Los investigadores creen que el ciclo de la vida causó esta transmisión, que tendría que pasar a través del intercambio de fluidos. Mordeduras o arañazos de chimpancés transferirían el virus a través de llagas.

¿Qué pasó con el linaje humana? Según los investigadores, la transferencia podría haber ocurrido a través de relaciones sexuales o porque Homo erectus hayan comido boisei, o ambos.

"Podemos culpar a nuestros antepasados ​​por comer otros homínidos / grandes simios, esto ha sido la fuente de otras infecciones de primates a humanos como el VIH", dijo Charlotte Houldcroft, autor de estudios y virologista en el Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge, según escribió en un correo electrónico. "Comer otras especies estrechamente relacionadas con uno mismo tiene riesgos, porque los patógenos adaptados a especies genéticamente similares a nosotros encontrarán más fácil saltar la barrera de las especies".

Las variedades más genéticamente diversas de HSV-2 provienen de África, y la cantidad de diversidad genética mundial de HSV-2 apunta a una migración fuera de África, según los investigadores.

"Esencialmente, cuando los seres humanos emigraron fuera de África, ya llevaban HSV-2, y donde quiera que fueran los humanos, sus virus fueron trambién", dijo Houldcroft. "El HSV-2 se infecta de por vida y se puede pasar de la madre al bebé o entre parejas sexuales, lo que aseguró que se extendiera con éxito dondequiera que estuvieran los seres humanos."

Pero hacer esta determinación cuando hay vacíos en el registro fósil requiere algo más que un análisis de huesos viejos.

"Es una pregunta realmente interesante que es invisible a la arqueología", dijo Houldcroft. "¡¿Por qué no querrías tratar de resolver el misterio?!"

El estudio reunió a un virólogo, a un ingeniero y a un investigador de la evolución humana para aplicar y desarrollar un modelo para fusionar sus áreas de especialización.

Utilizaron el modelo bayesiano de red —un modelo gráfico que usa la probabilidad, variables aleatorias y dependencias condicionales— para combinar datos de climas antiguos, ADN de herpes y fósiles y determina la probabilidad de la presencia de HSV-2 y cómo podría ser transmitido.

"Podemos utilizar datos de enfermedades para reconstruir eventos que son completamente invisibles a los registros arqueológicos y fósiles", dijo Houldcroft. "Las señales en el virus HSV-2 son registros de contacto directo entre los antepasados ​​de nosotros y los chimpancés que ahora podemos ver tangiblemente y nos da una visión directa de la vida cotidiana de nuestros antepasados".

Los investigadores dijeron que la mayor sorpresa no fueron los descubrimientos mismo sino el hallazgo de que sus diversos campos académicos muestran una forma diferente de ver un problema y de resolverlo de forma creativa.

"El uso combinado de los modelos bayesianos y de la inteligencia artificial para adaptarse a los datos climáticos y ambientales con fósiles de homínidos es perspicaz", escribió en un correo electrónico Angelique Corthals, antropóloga forense y profesora asistente de la City University de Nueva York. "Permite a la investigación redefinir el salto del HSV-2 de los chimpancés a los humanos".

"Los métodos de este estudio tienen importantes implicaciones para el estudio de la transmisión de patógenos y la aparición de epidemias potenciales, ya que es capaz de predecir, dado un conjunto específico de datos ambientales y demográficos / basados ​​en la población, un salto de la enfermedad de la vida silvestre al humano", escribió. "Mejor aún, es capaz de predecir posibles huéspedes intermedios, dentro del contexto de la historia evolutiva tanto de los huéspedes como de los patógenos".

Corthals, quien no estuvo involucrada con la nueva investigación, dijo que se debe tomar con precaución para asegurar que la probabilidad no sea excesivamente complicada debido al gran conjunto de datos y la cantidad de posibles variables.

"Si los métodos son sometidos a más escrutinio y más modelado de datos, (esto) tendrá serias implicaciones en la forma de modelar y prevenir pandemias", dijo Corthals.

La investigación se basa en un estudiode 2014 sobre el origen del virus del herpes humano.

"Encontramos que el HSV-2 probablemente saltó del antepasado de los chimpancés a un antepasado humano, pero lo dejamos en eso", escribió Joel Wertheim, profesor asistente del Departamento de Medicina de San Diego de la Universidad de California y autor principal del estudio de 2014, en un correo electrónico. "Este estudio continúa nuestra investigación a través de una vía inesperada, mirando la geografía prehistórica, no es una línea de investigación que hubiera anticipado, sino que proporciona una capa texturizada a la historia de los orígenes del HSV".

Los investigadores ahora están trabajando con colegas en Sudáfrica y Estados Unidos para aprender cómo otras condiciones antiguas, como los piojos en humanos, se transmitieron a los seres humanos modernos.

"Los obstáculos habituales de la falta de fósiles y la preservación arqueológica están siempre presentes, pero también contribuyen a hacer el campo muy interesante", dijo Houldcroft.