(CNN) - Más de 700.000 jóvenes indocumentados, que llegaron ilegalmente a Estados Unidos siendo niños, están a punto de perder la protección que evitaba su deportación, luego que el presidente Donald Trump rechazara la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA, por sus siglas en inglés.

Sin embargo, no todos perderían su estatus inmediatamente. Incluso, el proceso de expiración de este beneficio podría durar hasta dos años, si el Congreso no actúa al respecto en los próximos seis meses, como lo exigió Trump.

El mandatario anunció que su gobierno no concedería las solicitudes para DACA que se hayan presentado después del 5 de septiembre. Pero, aclaró, sí permitiría que los permisos de dos años que aún están vigentes lleguen a su fecha de vencimiento. También le daría una pequeña ventana de acción a aquellos cuyo beneficio expira en los próximos seis meses, al admitir su renovación. Una decisión diseñada para que el Congreso tenga tiempo de tomar decisiones, antes de que alguien pierda realmente el privilegio.

Pero ¿cómo sería el proceso de eliminación gradual de DACA para los miles de beneficiarios, si es que los legisladores no alcanzan un acuerdo a tiempo?

Unos 983 jóvenes amparados por DACA perderían su beneficio todos los días. Lo que representa en promedio cerca de 30.000 personas cada mes durante los dos años siguientes al plazo de seis meses anunciado por el gobierno, según el análisis que hizo CNN a partir de información del Departamento de Seguridad Nacional.

Así es cómo los denominados dreamers perderían su beneficio, de acuerdo a las nuevas cifras del Departamento de Seguridad Nacional.

Cerca de 690.000 adultos jóvenes están protegidos bajo DACA y más de 34.000 ya enviaron sus solicitudes para ser procesadas por primera vez.

Durante el plazo de seis meses, el beneficio de cerca de 154.000 personas expiraría. De hecho, tuvieron hasta el pasado 5 de octubre para enviar ls solicitud de renovación, que les permitiría permanecer bajo el programa por otros dos años. Solo 308 de los beneficiarios presentaron dicho recurso y sus renovaciones serán las únicas que se tendrán en cuenta para las fechas de vencimiento después del 5 de marzo.

La decisión de Trump de eliminar este programa de cinco años, que fue aprobado durante el gobierno de Obama, ocurre luego de que 10 estados amenazaran con tomar acciones legales que podrían perjudicarlo. Mientras que presidente hacía campaña para eliminar de manera inmediata lo que catalogó como una “amnistía”, su gobierno continuaba aprobando nuevos permisos y él hablaba sobre la simpatía que sentía frente a las personas beneficiadas con esta medida.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders sostuvo que Trump “luchó” con la decisión y que el periodo de seis meses fue diseñado para incentivar al Congreso a buscar una salida permanente, luego años de quejas por parte los republicanos acerca de que fue creado únicamente bajo la autoridad ejecutiva.

Algunos líderes del Congreso, pertenecientes a los dos partidos, se unieron para pedir por una ley que proteja a los beneficiarios de DACA, quienes llegaron a Estados Unidos siendo niños, muchos de los cuales crecieron allí y no conocen otro hogar que no sea ese país.

“Congreso, prepárense para hacer su trabajo”, publicó Trump en su cuenta de Twitter, pocas horas antes de que la decisión fuera revelada.