NUEVA YORK (CNNMoney) - La amenaza del presidente Trump de terminar con el TLCAN en algún punto pareció descabellada. Pero la vida sin el acuerdo comercial entre EE.UU., México y Canadá podría volverse una realidad. La cuarta ronda de la renegociación del TLCAN terminó este martes, y se ha alcanzado muy poco progreso en los temas difíciles hasta ahora.

Trump amenaza rutinariamente con salirse del pacto si las negociaciones no funcionan. Como presidente, él tiene la autoridad de salirse del TLCAN por sí mismo, pero debe dar a México y Canadá seis meses de aviso.

Los agricultores estadounidenses, trabajadores de restaurantes y algunos empleados de manufactura podrían verse golpeados fuertemente si Trump se sale del TLCAN, de acuerdo con un análisis exhaustivo publicado en agosto por ImpactECON, una firma de consultoría de Colorado.

Sus economistas probaron dos escenarios postTLCAN. Ambas posibilidades incluían aranceles estadounidenses sobre importaciones de Canadá y México, y medidas de represalia contra las exportaciones estadounidenses.

1. Declive del empleo: 255.000 personas, todos trabajadores poco cualificados, perderían sus empleos.

2. Los salarios estadounidenses no caen: 1,2 millones de trabajadores poco y altamente cualificados perderán su empleo. ¿Por qué? Porque los trabajadores aún serían bastante costosos a la vez que los productos importados serían mucho más costosos debido a los aranceles.

Al tope de la cortadora los trabajadores de servicios. Esto incluye a los meseros, baristas, vendedores en tiendas departamentales y una multitud de otros puestos principalmente de bajos salarios y poco cualificados.

Esos empleos dependen de las importaciones baratas como ropa, alimentos, máquinas y otros elementos.

Ese sector perdería el mayor número de empleos: 247.000, bajo el escenario de declive de salarios. (ImpactECON no desarrolló las pérdidas de empleo por sector en el escenario con mayores pérdidas de empleo).

Las plantas de automóviles en Estados Unidos perderían cerca de 17.000 empleos; las fábricas textiles 4.400 puestos; los ganaderos y pesquerías aproximadamente 9.500; las empresas de alimentos 26,000 empleados.

Sin embargo, esas pérdidas serían compensadas parcialmente por las ganancias en industrias como maquinaria, electrónica, producción de azúcar y ventas de químicos.

A pesar de ello, el efecto general sería negativo, concluye el estudio.

En general, cerca de 14 millones de empleos estadounidenses dependen del comercio con México y Canadá, de acuerdo con la Cámara de Comercio de EU, una organización de negocios que se opone a la agenda comercial de Trump.

Trump dice que el TLCAN incite el éxodo de empleos de manufactura bien pagados a México. Robert Scott, economista del Economic Policy Institute, estima que cerca de 800.000 empleos estadounidenses fueron a México entre 1997 y 2013. El TLCAN se convirtió en ley en 1994.

El Servicio de Investigación del Congreso concluyó en 2015 que el TLCAN no causó un éxodo ni incitó un impulso en los empleos. Dijo que el impacto económico del acuerdo fue modesto.

Lo que no será modesto será el cambio en aranceles en los productos estadounidenses enviados a Canadá y México. El TLCAN eliminó casi todos los aranceles en la frontera para crear una zona de libre comercio.

Pero sin acuerdos comerciales con EU, ambas naciones impondrán aranceles a las exportaciones estadounidenses que lleguen a sus territorios,

Por ejemplo, el ganado estadounidense actualmente cruza la frontera mexicana sin aranceles. Si quitamos el TLCAN, el arancel promedio que México impondría a la carne que va al sur de Estados Unidos incrementaría a casi 58%. Eso deprimiría las exportaciones estadounidenses a México.

Canadá y México también incrementarían sus aranceles en mayor medida que Estados Unidos, al menos inicialmente.

Con el TLCAN, los autos y autopartes no son gravados. Sin él, Canadá impone un impuesto del 4% y México del 13%, mientras que Estados Unidos impone un impuesto del 1% a Canadá y 3,5% a México.