(CNN) - Cuando Dennis Carver y su esposa, Lorraine, fueron al festival de música Harvest de la Ruta 91, en Las Vegas, simplemente querían disfrutar de un entretenimiento nocturno. Pero a medida que se descargaban balas tras balas en la multitud, la pareja corrió para salvar sus vidas y sobrevivió.

Solo dos semanas después de escapar de la masacre, Dennis, de 52 años, y "Lora", de 53, murieron en un accidente automovilístico a menos de una milla de su casa en Riverside, California.

Los Carvers murieron el 16 de octubre cuando estrellaron su Mercedes Benz contra una puerta de metal y pilares de ladrillo fuera de su comunidad. El automóvil quedó envuelto en llamas tras del accidente, dijo la Patrulla de Caminos de California. Los bomberos tardaron casi una hora en contener el incendio.

La hija más joven de la pareja, Madison Carver, de 16 años, dijo al Review-Journal de Las Vegas, que oyó el ruido desde su habitación. Cuando salió corriendo y recorrió la calle para averiguar qué había pasado, reconoció el vehículo de sus padres en llamas.

"Hemos encontrado algo de paz al saber que nuestros padres se amaban tanto que tenían que irse al mismo tiempo", dijo al periódico.

"No podrían vivir el uno sin el otro".

'Juro que estaban más enamorados'

A pesar de la angustia, Madison y su hermana, Brooke, dijeron que estaban agradecidas de que la familia se había vuelto más unida después de los horrores del tiroteo del 1 de octubre.

Brooke Carver, de 20 años, cree que la masacre unió más a sus padres. Recuerda que él la llamó tres días después de que sucediera el tiroteo y le preguntó: "¿Crees que debería conseguir rosas o flores diferentes para tu madre?”, contó al Review-Journal.

“Él solo quería darle a mi madre un motivo para sonreír después del tiroteo", dijo. "Juro que estuvieron más enamorados esas dos semanas que los últimos 20 años".