(CNN) - El tiroteo comenzó incluso antes de que el pistolero ingresara a la iglesia.

Era un día maravilloso en Sutherland Springs, y los fieles de la Primera Iglesia Bautista cantaban alabanzas a Cristo. De repente, las oraciones alegres fueron ahogadas por gritos de terror.

"De la nada, los disparos comenzaron a pasar por las ventanas", dijo David Brown, cuya madre estaba sentada en el banco de atrás. "Las ventanas estallaron. Los disparos volaban".

El pistolero comenzó a descargar sus 450 rondas de municiones desde el exterior de la iglesia, apuntando a la congregación de unas 50 personas.

Luego entró el asesino, vestido con equipo táctico y armado con un rifle de asalto mientras entraba por la puerta principal de la pequeña iglesia de Texas.

Roseanne Solís estaba sentada cerca de la entrada.

"Todo el mundo comenzó a gritar", le dijo Solís a la afiliada de CNN, KSAT. "Todo el mundo se agachó, gateando debajo de donde podían esconderse. Estaba disparando fuertemente".

Solis cayó al suelo pero recibió un golpe en el brazo izquierdo. "Pude sentir los disparos. Los vi en la alfombra", dijo. "Pude ver cómo caían los disparos".

Brown dijo que su madre recordó al pistolero que caminaba por los pasillos.

"Se quedó en el suelo todo el tiempo, nunca lo vio, solo vio sus botas mientras caminaba por la iglesia", dijo Brown.

En un momento dado, el tiroteo se detuvo. Desde el suelo, Solís vio pasar los pies de un hombre y pensó que tal vez había llegado la policía.

Pero era el asesino, que caminaba banco por banco, en busca de más sobrevivientes para disparar.

"Todo el mundo decía, '¡Hagan silencio! ¡Es él, es él!'", dijo Solís.

No todos pudieron mantener silencio. Los niños pequeños en la iglesia no podían dejar de llorar, dijo el esposo de Solís, Joaquín Ramírez. Entonces el atacante encontró a los niños y les disparó a quemarropa.

Mientras la masacre continuaba, Ramírez hizo contacto visual con Annabelle Pomeroy, la hija de 14 años del pastor de la iglesia. Ella estaba llorando, pidiendo ayuda, le dijo Ramírez a KSAT.

Al darse cuenta de que Annabelle podría recibir un disparo, Ramírez hizo un gesto con el dedo para mantener en silencio. No funcionó. Annabelle fue asesinada.

El pistolero eventualmente se dirigió al banco de atrás, donde la madre de Brown estaba escondida, "y comenzó a dispararle a la mujer que estaba a su lado varias veces", dijo Brown.

La madre de Brown estaba segura de que ella sería la siguiente, "y que su vida estaba a punto de terminar".

"Entonces alguien con un arma apareció en la parte delantera de la iglesia (y) llamó la atención del tirador", dijo Brown. "Y se fue, y ese fue el final del martirio".

La Oficina del Sheriff del Condado de Wilson llegó cuatro minutos después de la primera llamada al 911, dijo el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Al final de la masacre, 26 personas habían muerto, incluidos ocho miembros de una misma familia y la propia abuela política del hombre.

Ramírez y Solís sobrevivieron haciéndose pasar por muertos.