(CNN) - Tres portaaviones de la Armada de Estados Unidos mostraron su fuerza en el océano Pacífico occidental durante el fin de semana. Es la primera vez que tres de los gigantes de 100.000 toneladas han navegado juntos en una década.

El USS Ronald Reagan, el USS Theodore Roosevelt y el USS Nimitz y sus grupos de ataque están participando en los cuatro días de ejercicios, que se espera terminen este martes.

MIRA: Aviones de combate estadounidenses sobrevolaron la Península Coreana

"Las múltiples operaciones de fuerza de ataque de portaaviones son muy complejas, y este ejercicio en el Pacífico occidental es un fuerte testimonio de la capacidad única de la Flota del Pacífico de Estados Unidos y su firme compromiso con la continua seguridad y estabilidad de la región", dijo el almirante Scott Swift, comandante de la Flota del Pacífico de Estados Unidos, en un comunicado.

Un funcionario del Ministerio de Defensa de Corea del Sur dijo que los tres buques estadounidenses realizaron simulacros a ambos lados de las aguas que separan la península de Corea y Japón. Los ejercicios más cercanos a la costa de Corea involucraron barcos de EE.UU. y Corea del Sur, mientras que los más cercanos a Japón involucraron barcos estadounidenses y japoneses, dijo el funcionario.

MIRA: Analista: Trump ha moderado sus discursos contra Corea del Norte

La presencia de la flotilla de tres portaaviones en aguas del Pacífico se considera una señal para Corea del Norte de que EE.UU. no se dejará intimidar por las continuas pruebas de Pyongyang de armas nucleares y misiles balísticos.

"Enviamos tres de los portaaviones más grandes del mundo (a la península de Corea) y también está posicionado un submarino nuclear", dijo el presidente de EE.UU., Donald Trump, después de su llegada a Corea del Sur, la semana pasada.

El USS Ronald Reagan, el USS Theodore Roosevelt y el USS Nimitz y sus grupos de ataque están participando en los cuatro días de ejercicios, que se espera terminen este martes. (Crédito: Marina de EE.UU/Michael Russell).

Durante su viaje, Trump habló duramente contra Corea del Norte, pidiendo el fin de su programa nuclear y diciendo "esperamos por Dios que nunca tenga que usar" la fuerza militar que tiene Estados Unidos en la península coreana.