(CNN) - Él no es un fanático de los reflectores. Pero el príncipe Enrique –Henry Charles Albert David Mountbatten-Windsor– quinto en la línea del trono británico, tendrá pocos lugares donde esconderse después del anuncio de que está comprometido con su novia estadounidense Meghan Markle.

Nacido el 15 de septiembre de 1984, Enrique fue el segundo y último hijo nacido en el nefasto matrimonio del príncipe Carlos y Diana, princesa de Gales.

MIRA: Princesa Diana: a la caza de un cuento de hadas

La pareja se divorció en 1996, y Diana murió un año después. Todavía no era un adolescente, Harry caminó detrás del ataúd de su madre en imágenes transmitidas a una audiencia global.

Enrique ingresó a la escuela que su madre eligió para él, el prestigioso Eton College, siguiendo los pasos de su hermano mayor, el príncipe Guillermo.

MIRA: Las primeras imágenes del príncipe Enrique y su prometida

Después de dejar Eton, viajó por todo el mundo antes de inscribirse en la academia militar Sandhurst en Berkshire, Inglaterra. Su apodo allí era "Harry Potter", según el teniente Kayon Mills, que entrenó con el príncipe. Después de completar el curso se unió al regimiento de Blues and Royals del ejército británico.

Soldado

En febrero de 2007, el Ministerio de Defensa británico anunció que Harry sería enviado a Iraq. Pero su despliegue fue cancelado solo tres meses después, luego de varias amenazas en su contra.

En diciembre de ese año fue enviado en secreto a Afganistán, donde sirvió durante cuatro meses hasta que su presencia allí se hizo públicamente conocida. Junto con los otros miembros de su regimiento, recibió la Medalla del Servicio Operacional por su servicio allí.

LEE: Revelan fotos familiares de la princesa Diana nunca antes vistas

Después de calificar como piloto de helicóptero Apache, y ser promovido al rango de capitán, regresó a Afganistán en 2012 en un despliegue de 20 semanas. Voló en decenas de misiones y más tarde admitió haber matado a insurgentes talibanes.

Esa fue su última misión como soldado activo: en junio de 2015, el Palacio de Kensington anunció que Harry había terminado su carrera militar.

Rebelde

Enrique no siempre fue conocido por su disciplina militar. De hecho, a menudo se lo describe como el rebelde real.

En 2002, enfrentó acusaciones de consumo de cannabis y alcohol como un menor de edad. El príncipe era un colegial de 16 años en el momento del presunto incidente.

Tres años después, causó indignación al vestir un uniforme nazi en una fiesta de disfraces. Luego se disculpó y admitió que "era una mala elección de vestuario".

En 2012, aparecieron fotos de Enrique bailando desnudo en un hotel de Las Vegas. Un funcionario del palacio explicó que estaba "de vacaciones privadas".

El príncipe ha sido objeto de muchos menos titulares sensacionalistas en los últimos años.

Activista

Como es habitual para los miembros de la familia real británica, Enrique es un defensor activo de una serie de causas benéficas.

En 2006 cofundó una organización benéfica para ayudar a los huérfanos del sida en Lesotho, en el sur de África. Su trabajo más reciente se ha centrado en las necesidades de los veteranos del ejército y las personas con problemas de salud mental.

Ha viajado al Polo Norte y al Polo Sur con la organización benéfica para veteranos Walking With The Wounded y fundó los Invictus Games en 2014, una competencia deportiva internacional para hombres y mujeres con lesiones.

En el último año, Enrique se ha unido al príncipe Guillermo y a su esposa Catalina en un esfuerzo por combatir el estigma de la enfermedad mental. Como parte de ese esfuerzo, los hermanos hablaron abiertamente por primera vez sobre la muerte de su madre.